29/09/2022
01:06 AM

Más noticias

Por 50 años ha calzado a sampedranos

La bisabuela María Gladis Guardado (80) se ha dedicado al comercio desde que era una jovencita y con su puesto de venta de zapatos sacó adelante a sus cinco hijas.

San Pedro Sula, Honduras.

María Gladis Guardado (de 80 años) es una mujer que se ha ganado el cariño de todos los locatarios del mercado Medina no solo por ser la más antigua del mercado, sino por su personalidad amigable y jovial.

La bisabuela oriunda de Florida, Copán, pero sampedrana de corazón, tiene 50 años de vender zapatos de fabricación hondureña en un puesto en el interior de ese mercado, algo que para ella es una bendición y que abandonará hasta que Dios la llame a su presencia.

Prueba de ello es que su hija Malin Lorena Sarmiento ha intentado llevársela a España, pero ella prefiere seguir calzando a grandes y chicos con zapatos de fabricación santabarbarense. Cuando esta mujer de cabellos cenizos recorre el mercado va saludando amablemente a todos los dependientes, a quienes conoce por nombre y no desaprovecha la oportunidad para darles un consejo cuando es necesario.

HOMENAJE

El 12 de septiembre, la alcaldía sampedrana y la asociación de vendedores del mercado Medina celebraron el aniversario del mercado y reconocieron como vendedora insigne a doña María Gladis. Se le premió con placa, medalla y banda. La bisabuela tiene tres bisnietos, siete nietos y cinco hijas, de las que una murió joven. El 21 de octubre cumplirá 81 años y los celebrará vendiendo zapatos.

Por esa trayectoria, que la ha llevado a ser la más antigua del mercado, la alcaldía sampedrana le dio un reconocimiento con placa, banda y medalla. En esta actividad, realizada el 12 de septiembre al interior del mercado, todos los dependientes la aplaudieron con alegría y la vitorearon. La mujer, muy fiel creyente de Dios, dedicó su discurso al Creador, haciendo énfasis en el agradecimiento a Él por permitirle llegar hasta este punto.

Los locatarios y sus familias homenajearon a la bisabuela, quien es muy querida por todos.

La señora, quien pese a su edad camina con agilidad y personalidad, mostró su puesto a LA PRENSA y habló de sus vivencias. Dijo sentirse feliz porque por este negocio sus hijas Malin Lorena, Brenda Dinora, Mayra y Doris Amanda son profesionales Su esposo murió joven.

Su negocio se llama “Zapatería Lesly” en honor a su hija Lesly Concepción, quien falleció de 54 años por cáncer y antes de eso trabajó a su lado muchos años en un puesto vecino. Esta mujer, quien solo cursó hasta sexto grado primaria, es la prueba de la perseverancia y espíritu de trabajo.