24/05/2022
10:16 PM

Más noticias

Museo de historia militar y policial de SPS tiene más de 8,000 piezas

Ángel Ricardo Luque comenzó a recolectar artículos desde 1984 y ha intercambiado objetos históricos militares con coleccionistas de todo el mundo.

San Pedro Sula

En 1984, a sus 12 años, Ángel Ricardo Luque, un amante de la historia, comenzó la recolección de objetos militares y policiales, labor que continuó por décadas y que como resultado dieron vida al Museo Militar y de la Policía de San Pedro Sula.

El museo como tal se estableció en un salón al interior del Liceo Militar de Honduras, administrado por Luque, quien además de ser fundador es director en alianza con las autoridades militares de este centro.

Los primeros artículos; entre ellos, insignias y monogramas de uniformes de las Fuerzas Armadas de Honduras, Luque los consiguió de su padre, el coronel retirado Ángel Luque.

En una de las fotos una medalla de la Alemania Nacional Socialista de Adolfo Hitler. Al lado una colección de medallas de distintos países.

Asimismo, Luque en su juventud pasaba mucho tiempo en los batallones con su progenitor y ahí siguió ampliando los artículos en su posesión. Con la llegada de las redes sociales, allá por 2012, Luque comenzó a interactuar con coleccionistas de historia militar de todo el mundo.

En esos grupos de coleccionistas, Luque comenzó a intercambiar artículos de gran valor histórico: enviaba uniformes, insignias, cascos y monogramas de las FF AA y la Policía y recibía artículos de países como Alemania y Estados Unidos.

“Aquí no solo se muestran objetos de Honduras, sino de las Fuerzas Armadas de todo el mundo como insignias y medallas de la Segunda Guerra Mundial, como las utilizadas por las SS, fuerzas de inteligencia especializadas del Ejército de Adolfo Hitler.

Asimismo, hay una colección de sables y bayonetas militares; entre ellas, una espada que fue utilizada por los soldados de caballería en las Guerras Napoleónicas, algo sumamente antiguo.

En cuanto a la historia de Honduras, hay artículos de la guerra de 1969 con El Salvador, asimismo, artículos de un contingente militar hondureño que fue de apoyo a la guerra de Irak.

“Hay cascos que los usó mi papá cuando fue a la guerra contra El Salvador. En este museo hay un enorme esfuerzo de parte mío y de mi familia, es un trabajo de años”, comentó.

El museo aún no tiene un horario semanal abierto al público, sino que se dan “tours” guiados los días sábados sin ningún costo.

Luque espera poder tener el respaldo de un patrocinador para adquirir vitrinas y personal base con el fin de ampliar el horario y está abierto a la propuesta de un local más grande en otro sitio que permita una mayor exposición de artículos.

“El Liceo Militar me cedió el espacio para habilitar el museo; pero no cuenta con ningún tipo de ayuda, todo en materiales, vitrinas, aseo y mantenimiento lo costeo yo. Por ahora no contamos con un horario semanal al público en general porque muchas de las piezas están totalmente expuestas en las paredes y mesas y son pequeñas”, finalizó.