21/05/2024
04:28 PM

Más de L3 millones se han invertido en restaurar antigua terminal de La Mesa

Tras el paso de las tormentas Eta y Iota, Ehisa otorgó la administración del edificio al Aeroclub San Pedro Sula, que trabaja para potenciar la aeronáutica civil en la zona norte

​​​​​San Pedro Sula, Honduras.

Más de L3 millones se han invertido en la restauración y habilitación de la antigua terminal del aeropuerto La Mesa, tras el paso de las tormentas tropicales Eta y Iota.

Luego de los estragos ocasionados por estos fenómenos naturales a finales de 2020, la Empresa Hondureña de Infraestructura Aeroportuaria S.A. (Ehisa) otorgó la administración del edificio al Aeroclub San Pedro Sula.

Desde entonces se inició una ardua labor de limpieza, restauración y modernización para ofrecer un servicio de calidad a los usuarios de la terminal.

Impulsan formación de nuevos pilotos y mecánicos de aviación

En entrevista con LA PRENSA, el capitán René Theresin, presidente del Aeroclub, explicó que Ehisa se acercó al club para solicitar apoyo con la rehabilitación y administración del inmueble en enero 2021, basándose en el artículo 159 de la Ley de Aeronáutica Civil.

Este artículo dice que los clubes aéreos, previa autorización de la Agencia Hondureña de Aeronáutica Civil, pueden construir, mantener o acondicionar en terrenos privados o aeródromos nacionales no concesionados.

Theresin recordó que recibieron las instalaciones en condiciones precarias, debido a que las inundaciones destruyeron gran parte del mobiliario y equipo, al igual que los hangares, dejando una gruesa capa de lodo en todo el predio.

Relató que el primer reto fue poner en funcionamiento la terminal privada (FBO), ya que no solo se trataba de recuperar las instalaciones, sino que tenían que cumplir con los requerimientos técnicos legales de la aeronáutica nacional para operar.

Proyectos

Durante estos dos años, el club aéreo, conformado por pilotos y amantes de la aviación en San Pedro Sula, también remodeló áreas como la sala de embarque, espacios para que los pilotos descansen y un centro de recreación llamado Puerta Cuatro, que antes servía de bodega.

También se han habilitado hangares, un taller de mantenimiento y dos centros de enseñanza. Durante un recorrido por el edificio, el capitán David Núñez, gerente del Aeroclub, explicó que son una organización sin fines de lucro, cuya función en la terminal es recolectar la cobranza de todas las operaciones, para luego trasladarlas al Estado.

Mano de obra calificada hondureña emigra a México y EUA

Detalló que los excedentes de la operación se reinvierten en servicios de mantenimiento, recuperación de edificios y becar a jóvenes hondureños.

Compartió que en este tiempo han becado a unos 50 estudiantes de la facultad de aeronáutica de la Universidad Autónoma de Honduras y de la primera escuela de técnicos en mantenimiento de aeronaves en Honduras, que recién abrió sus puertas en la terminal.

Núñez indicó que se han invertido un poco más de L3.5 millones en la recuperación y modernización de las instalaciones.

A la vez que destacó que en la actualidad reciben más de 1,000 vuelos anuales y que la visión del club es seguir apoyando el desarrollo de la aeronáutica civil en la zona norte de Honduras.