Más noticias

Por falta de capital, en paro el 40% de clínicas dentales

Hasta 60,000 lempiras deben invertir clínicas en aparatos de desinfección. Muchos odontólogos han renunciado o adelantado su jubilación por temor al covid-19.

San Pedro Sula.

Entre el 40 y 45 por ciento de las clínicas odontológicas sampedranas están cerradas, principalmente por la falta de capital para comprar equipos tecnológicos de desinfección y el temor a contagiarse por el covid-19.

Martha Zavala, presidenta de la Asociación Dental del Norte y máster en ortodoncia, dio a conocer a LA PRENSA que los odontólogos se han visto en la necesidad de reforzar las medidas de bioseguridad para la atención responsable de pacientes.

Claves
1- Cirujanos dentistas.En Cortés hay 1,139 colegiados y en San Pedro Sula 948.

2- Clínicas clandestinas en SPS. Alrededor de 200 consultorios clandestinos se ubican en las periferias de la ciudad.

3- Población debe exigir medidas. La Asociación Dental del Norte pide a la población exigir licencia sanitaria vigente y bioseguridad.
En ese sentido para poder trabajar en óptimas condiciones se ha incrementado la compra de insumos y aparatos como generadores de ozono, succionador de aerosoles, purificador de aire con filtros hepa y luz ultravioleta, los cuales sirven para la desinfección de ambientes y destrucción de microorganismos.

Solo el purificador de aire elimina el 99.97% de polvo, polen, humo, esporas de moho y olores mientras que el succionador de aerosoles atrapa el mismo porcentaje de virus, sangre, polvo, saliva y sudor.

Inversión

Zavala detalló que solo adquirir estos tres aparatos suman cerca de 40,000 lempiras, y los trajes de bioseguridad, mascarillas, anteojos, caretas, guantes y demás para todo el personal en labores representa para una clínica promedio un gasto mensual de 8,000 lempiras.

5,176
Odontólogos colegiados, Hay en el país, según el Colegio de Cirujanos Dentistas de Honduras

“Por el momento no todas las clínicas dentales del país se encuentran funcionando por distintos motivos, entre ellos: falta de recurso económico, doctores con enfermedades preexistentes y en edad senil que no desean exponerse y dificultad del personal auxiliar para transportarse a las clínicas por falta de transporte urbano. Se podría decir que solo entre el 55 y 60 por ciento de las clínicas se encuentran laborando. Incluso, algunos que tenían contemplado su retiro en un par de años, lo han adelantado producto de la pandemia”, comentó.

Protocolos

En la necesidad de implementar los equipos tecnológicos antes mencionados algunos odontólogos han tenido que trasladar parte de los costos al paciente o pedir préstamos bancarios para ejercer la profesión.

“Existen gestiones del Colegio de Cirujanos Dentistas mediante acercamiento a la banca para que estos reciban un apoyo o facilidades crediticias”, explicó.

Ahora los tiempos de esterilización y desinfección han cambiado entre paciente y paciente, pues son más prolongados. Razón por la cual también las citas se han hecho más espaciadas y no se permiten pacientes en sala de espera más que solo uno. El personal auxiliar debe de realizar este trabajo muy acucioso, bajo la supervisión del o los odontólogos encargados.

Temor

Ramón Andrés González, cirujano dentista, máster en epidemiología y docente de la Unah, cree que solo el 20% de las clínicas dentales en la ciudad están funcionando con un aparato de desinfección en sus espacios y el 80% está parado por temor a contagiar a sus adultos mayores y por no tener recursos para comprar dichos equipos.

Para este profesional los gastos que deben implementar en bioseguridad las clínicas son variables dependiendo la especialidad a la que se dedique. “Entre pediluvios, máquina de ozono, de UV y purificador de aire una clínica deberá invertir no menos de 60,000 lempiras”, dijo.

Las clínicas deben invertir 60,000 lempiras en promedio en máquinas de desinfección.
Ramón González, cirujano dental y epidemiólogo
La Asociación Dental del Norte dio a conocer que cerca de 200 clínicas clandestinas operan en las periferias de la ciudad y el gobierno debe actuar a través de su ente sanitario lo más pronto posible.

Estas realizan procesos dentales, principalmente elaboración de placas dentales y extracciones a bajo costo sin alguna medida de bioseguridad, situación que en medio de la pandemia pone en riesgo a la población como foco de transmisión del covid-19.

“Estas clínicas son dirigidas en su mayoría por técnicos dentales empíricos no colegiados. “Ellos pueden hacer que prolifere el virus u otros patógenos. La gente por querer ahorrar pone en riesgo su vida. Estas personas no tienen conocimientos o estudios y creen que con limpiar con un desinfectante común van a limpiar el lugar”, dijo un representante de la asociación.