13/04/2024
12:09 AM

Entre aplausos y globos sepultan al exalcalde Roberto Larios Silva

Empresarios, políticos y autoridades municipales hicieron acto de presencia para despedir a un capitalino que se convirtió en alcalde de SPS dos veces.

San Pedro Sula

Con la bandera de la ciudad que lo adoptó, dirigió y amó, sobre su féretro, fue sepultado el exalcalde Roberto Salvador Larios Silva.

Era capitalino de nacimiento, hijo del doctor Jerónimo Larios Ulloa y Fidelina Silva de Larios. No siguió los pasos de su padre porque confesaba que se desmayaba cuando miraba la sangre. La medicina no era lo suyo, pero sí la Ingeniería Civil, profesión que obtuvo en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, México.

Ayer, su grupo de amigos y excompañeros del Monterrey de México se despidieron contando sus anécdotas, donde resaltaron las cualidades, principios y valores del exalcalde.

Roberto Larios, el exalcalde impulsor de las concesiones y del plan maestro

“Fue un buen político como pocos y de esos buenos que siempre pensaron en la ciudad y en el país. Siempre fue un hombre con carácter”, dijo su excompañero de aulas Johnny Marinakys.

Y esa faceta de estudiante correcto se reflejó cuando dirigió la ciudad por dos períodos y lo reconoció el alcalde Roberto Contreras, quien llegó a despedirlo y a solidarizarse con la familia. “Fue impulsor de varios proyectos importantes y definió una ruta, eso debemos reconocerlo”, dijo Contreras.

También Rebeca de Mejía y Julio Reyes Caballero, dos personalidades que le acompañaron como regidores en su segunda gestión, destacaron el trabajo que Larios Silva realizó por la ciudad.

“Era un hombre planificado y un líder que trató siempre con respeto a la Corporación Municipal que presidía”, dijo Julio Reyes.

Muere Roberto Larios, exalcalde de San Pedro Sula

Rebeca de Mejía considera que el legado del exalcalde es importante y lo reconfortante es el reconocimiento.

Más allá de esa faceta de alcalde fue Roberto Valenzuela su compañero y hermano de la iglesia católica al definirlo: “Era muy trabajador, un perfeccionista y una persona que hizo mucha obra de caridad en silencio”.

La misa de cuerpo presente fue realizada en la iglesia María Reina del Mundo, un templo que él ayudó a construir con sus conocimientos de ingeniería.

Su faceta de empresario la destacaron los miembros del sindicato del Imsa, que ha dado trabajo a miles de sampedranos. Reconocieron en él, el trabajo y la honestidad así como el buen trato a los trabajadores.

Su familia agradeció con humildad el reconocimiento a Roberto Larios. Su hijo, que también lleva su nombre, agradeció a Dios por el padre que les dio y el tiempo que se los prestó. Igual lo hizo su yerno Martín Chicas.

“Fue un ejemplo en todo y deja un gran legado”, resumió. Sin duda el amor entre Roberto Larios y Elena Durón será eterno, pues para todos son un ejemplo de vida. Ella lo despidió con amor. pero también con fe de que un día se volverán a encontrar reconociendo las virtudes de su amado y agradecida por el cariño y respeto profesado en esta dura travesía.

Aplausos, palabras y acuerdos de duelo fueron parte de los actos fúnebres.