14/08/2022
01:37 AM

Más noticias

Este año habrá un nuevo obispo en la diócesis de San Pedro: Garachana

Ayer presidió la que sería la última misa del patrono de la ciudad como obispo de la diócesis. Todo su presbiterio estuvo ahí igual que un pueblo agradecido por pastorearlo.

San Pedro Sula. Monseñor Ángel Garachana Pérez ofició ayer la que sería su última misa como obispo de la diócesis en honor a San Pedro Apóstol.

Después de dos años en pandemia los sampedranos llenaron de nuevo la catedral para participar de la eucaristía presidida por el obispo, concelebrada por los sacerdotes y la participación de todo el presbiterio que vistió de rojo por la festividad.

En su homilía, monseñor Garachana recordó que la Iglesia universal y la de San Pedro Sula caminan en medio de dificultades y debilidades, “pero también vivimos días de alegría, consuelo profundo, esperanza renovada y estamos de fiesta porque recordamos y celebramos al apóstol San Pedro, patrono de la ciudad y de la diócesis”.

Recordó que Jesús encomendó a Pedro continuar con la tarea de ser buen pastor en la comunidad cuidando su rebaño y la palabra clave es amar a Jesucristo.

Asoció esa tarea asignada a Pedro con la que tiene la iglesia en este momento con el sínodo de los obispos que es la de participar en el gobierno de la iglesia aconsejando al Papa sobre asuntos de interés para la Iglesia universal. El lema del sínodo donde está trabajando la diócesis es comunión, participación y misión

“Una iglesia sinodal es donde nadie es excluido y tampoco nadie debe excluirse. Una comunidad donde todos participamos activamente por el bien de la comunidad”, dijo. Dijo a los sacerdotes que lo primero que les pide Jesús es amarle de corazón y es ese amor lo que les motiva y capacita para orientar, pastorear en la comunidad de discípulos que él les ha encomendado”, dijo.

Llamado

Garachana consideró que se está retrasando afrontar con seriedad, consensuadamente, profesionalmente los grandes problemas del país de parte del gobierno.

“Todo lo que se ha hecho ahora con el recuerdo del año 2009, el 28 de junio, eso ya pasó, eso ya pasó, hay que afrontar el presente y hay que afrontarlo más unidos con más consenso”, dijo.

Para el obispo afrontar los verdaderos problemas es prioridad y eso se puede lograr con personas competentes, profesionales, éticas.

Trayectoria

Monseñor cumplirá 78 años de edad y 27 años como obispo.

“Yo ya no soy presidente de la Conferencia Episcopal y en este momento el señor Nuncio está haciendo las consultas e informes para elaborar una terna de posibles obispos para San Pedro Sula”, adelantó Garachana.

El señor Nuncio elabora una terna y esos nombres los mandan a la Santa Sede y hace al Papa una propuesta para obispo de San Pedro Sula y él elige cuál de esa terna ve mejor a su consciencia, explicó. Puede ser que el nombramiento del nuevo obispo para San Pedro Sula sea este año, agregó Garachana.

El nuevo obispo tendrá tres meses para ordenarse, en caso de que sea un sacerdote, o tomar posesión, si ya es un obispo. “Una vez nombrado yo paso a ser administrador apostólico, sigo rigiendo la diócesis aunque hay cosas que ya no puedo hacer.

Una vez que asuma el nuevo obispo comenzará una nueva etapa para la diócesis de San Pedro Sula y yo seguiré siendo obispo para toda la eternidad, pero ya no tengo ninguna responsabilidad”, reveló.

Dijo que al dejar su cargo viajará a España para tener un año de renovación y luego regresará a San Pedro Sula. “Si Dios quiere moriré en San Pedro Sula”, dijo.

En sus 27 años como obispo ha ordenado a más de 40 sacerdotes dijo Garachana. “Un nuevo obispo asumirá el liderazgo y yo estaré ayudando y orando por este pueblo. Regresaré a trabajar en las colonias pobres de la ciudad cercano al pueblo”, dijo.

Más de 60 sacerdotes en la misa en honor a San Pedro Apóstol, muchos de ellos ordenados por el obispo.