Más noticias

Expertos esperan repunte de edificios verticales en San Pedro Sula

En 2015 inició el boom de las torres, en los últimos años ha disminuido, pero con la necesidad de casas esperan que haya un aumento.Construyen el primer edificio de vivienda social.

San Pedro Sula.

La demanda creciente de espacios habitacionales podría causar nuevamente el despegue de edificios verticales en San Pedro Sula.

En 2015 surgió el boom de los edificios verticales habitacionales, que continuó en 2016 y 2017, sumándose las torres de oficinas y de usos mixtos, que combinan lo comercial y lo corporativo. Sin embargo, en 2019 bajó la oferta de este tipo de proyectos y actualmente son pocos los que se encuentran en construcción.

En el noroeste y suroeste son los cuadrantes que más han crecido en condominios, apartamentos y oficinas por ser las zonas de mayor plusvalía en la ciudad.

Obras como estas conllevan fuertes inversiones desde su construcción hasta su mantenimiento, por eso su venta y arrendamiento son altos.

Expertos como William Hall, empresario de la construcción, destacan que este tipo de construcciones llegaron para quedarse, ya que muchas parejas jóvenes y adultos mayores buscan residir en espacios funcionales y seguros.

“Después de los huracanes, la necesidad de vivienda incrementó muchísimo y muchos están migrando a zonas no inundables”, dijo.

Hall indicó que la densidad poblacional de la ciudad obliga a que cada día haya más edificaciones de este tipo.

“Definitivamente habrá un resurgimiento de edificios verticales, los inversionistas están esperando a que termine la pandemia, que con la población vacunada esto se va a dar”.

Agregó que en San Pedro Sula hay muchos terrenos aún sin urbanizar y cuenta con una topografía plana que favorece la construcción.

Martín Mayorquín, expresidente del Colegio de Ingenieros Civiles, coincidió en que la necesidad habitacional en la ciudad es grande y eso vuelve rentable la construcción de torres y de grandes urbanizaciones.

Arnaldo Martínez, presidente del capítulo noroccidental de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), declaró que los altos costos de los terrenos incentivan la construcción vertical para optimizar los espacios y que los inversionistas tengan ganancias.

“La pandemia ha venido a contraer la economía, pero lo más seguro es que esto va a seguir (la construcción vertical)”.

Martínez apuntó que los edificios habitacionales que se han hecho hasta ahora son dirigidos a la clase media y alta, pero está en construcción el primero para clase baja en la zona noroeste, por la colonia Fesitranh.

“Es un experimento, vamos a ver qué tal les va, me imagino que si les va bien surgirán más proyectos como esos”, opinó.

Martínez se refirió al proyecto de vivienda social denominado Condominios Hábitat de La Cordillera, que en su primera etapa desarrolla tres edificios de tres niveles con 18 apartamentos cada uno.

Alberto Benítez, director ejecutivo de Hábitat de la Humanidad Honduras, dijo que la primera etapa está avanzada en más de un 90%, ya finalizaron la obra gris y están en detalles. Prevén que estarán listos para entrega en junio.

La mayoría ya han sido reservados; pero aún disponen de unos 12 apartamentos. Debido a que el proyecto es social pueden optar al bono del Gobierno y el costo por apartamento sería de entre L600,000 a L700,000, con primas de L25,000 y mensualidades de L6,500 a L7,000.