05/10/2022
02:25 AM

Más noticias

Ampliar base de abonados es clave para tratar aguas negras

Plantas de tratamiento, que rondarían los L135 millones, serían pagadas por los sampedranos vía cuota, por lo que se deben colocar más contadores, según expertos.

San Pedro Sula

El proyecto de las plantas de tratamiento de aguas negras, que tiene un valor cercano a los 135 millones de dólares, sería pagado por los sampedranos, por lo que se debe aumentar el número de abonados de ASP con medidores para reducir la tarifa que se establecería a largo plazo, según expertos.

Este proceso clave, junto con la elaboración y diseño de una propuesta oficial del proyecto, se debe resolver primero en las mesas de trabajo que la alcaldía y Aguas de San Pedro recién comenzarán.

El alcalde Roberto Contreras dijo que este proyecto consiste en tres lagunas de oxidación en Cofradía, Rivera Hernández y Chotepe, y enfatizó que lo que será duro para los sampedranos es el pago del préstamo a largo plazo.

El contrato de ASP se firmó hace 21 años y le restan nueve años, por lo que se deberá analizar en el Congreso Nacional la ampliación, porque de eso depende la viabilidad de este proyecto, pues tendría que pagarse en un plazo mayor al término del contrato.

Propuestas

Marisa Mena, ingeniera y coordinadora de la Mesa Regional de Ordenamiento y Planificación Territorial del Valle de Sula, dijo que ampliar el número de abonados con agua medida de ASP, que se estima actualmente son 125,ooo clientes, debe ser prioridad porque si no los abonados existentes pagarían una cuota muy alta.“

Este proyecto es una necesidad, se deben revisar las opciones disponibles y hacer un estudio si las lagunas de oxidación son ideales para abaratar los costos.

El impacto más grande al río Chamelecón, viene del colector principal que drena al río Chotepe a la altura del estadio Olímpico”, comentó.

Ángel Payán, presidente del Colegio de Arquitectos de Honduras capítulo noroccidental y encargado de desarrollo urbano en la Mesa del Valle, también opinó que se debe hacer una medición por metro cúbico de descarga a la red de agua a todos los sectores de San Pedro Sula porque, un préstamo de 135 millones de dólares, con un interés de 16 %, dividido entre 125,000 abonados, generaría una cuota para cada uno de 363 lempiras mensuales por 30 años.

“Prácticamente es el doble de lo que una familia clase media paga en su factura. Lo ideal sería que la alcaldía absorba al menos el 50% del proyecto y el resto los abonados. Se debe buscar ayuda internacional para la realización del proyecto, desde el estudio hasta la ejecución y supervisión ya que esto es un tema ambiental que afecta a todos con la contaminación de los ríos. Se debe pensar en proyectos integrales como Valle de Sula, ya que esto no solo afecta a San Pedro Sula si no toda la zona”, comentó.

Carlos Jeer, arquitecto, ex jefe de planificación de la alcaldía de Villanueva y de San Pedro Sula, dijo que cada vez que se hace una mejora en la ciudad, que va a tener un impacto sobre la población, lógicamente deben cubrirse los costos y que las alcaldías por regla general tienen que de alguna manera recuperar esa inversión.

Se debe revisar si los lugares donde se van a colocar las plantas de tratamiento son los correctos por el impacto ambiental, pero que definitivamente este es un proyecto que no puede seguirse retrasando.

“Las lagunas tienen sus beneficios e impacto mínimo porque el sedimiento de estas sirve para los cultivos, se pueden usar en la agricultura”, dijo.La próxima semana la alcaldía y ASP tendrán una reunión para avanzar en el tema.