Pequeños negocios en San Pedro Sula no logran recuperarse tras tormentas

El CDE Valle de Sula iniciará un programa para apoyar a 500 mipymes afectados por las inundaciones.

Un negocio de lácteos y huevos abrió en el bulevar de la Planeta y la Céleo Gonzales. Otro de los pequeños negocios de la zona es una venta de pinturas.
Un negocio de lácteos y huevos abrió en el bulevar de la Planeta y la Céleo Gonzales. Otro de los pequeños negocios de la zona es una venta de pinturas.

San Pedro Sula, Honduras.

A cinco meses de las tormentas Eta y Iota, la mayoría de pequeños negocios que funcionaban en los barrios y colonias afectados por las inundaciones no se han logrado recuperar en San Pedro Sula.

Aunque no hay datos oficiales, expertos estiman que más de 10,000 negocios resultaron afectados por las tormentas de noviembre de 2020 en el valle de Sula.

Pulperías, talleres, llanteras, abarroterías, tapicerías, mueblerías, barberías, ferreterías, salones de belleza, minisúperes, venta de comidas calientes, venta de ropa, tortillerías y otro tipo de negocios se perdieron en zonas sampedranas como la Rivera Hernández, Chamelecón y Céleo Gonzales.

Los mismos pobladores de estos sectores aseguran que la mayoría no ha logrado reabrir estos pequeños emprendimientos debido a la falta de recursos económicos y los compromisos, como el pago de impuestos, servicios básicos y préstamos.

LEA: Capital semilla permite a 120 mipymes impulsar negocios

Geraldina Meza, habitante de la colonia 6 de Mayo del sector Rivera Hernández, era dueña de una pulpería muy bien surtida, pero durante las tormentas no logró rescatar nada de su producto y lo perdió todo, incluyendo los estantes y refrigeradores.

“Lo perdí todo, nada saqué, solo la ropa nos llevamos con mi esposo. Sabemos que tenemos que volver a montar la pulpería porque de eso vivimos, no hay trabajo, pero es muy difícil”.
Meza contó que sobreviven con los trabajos que su esposo consigue como electricista y en la construcción y planean poco a poco instalar de nuevo la pulpería.

Yadira Romero, residente del mismo sector, era propietaria de un puesto de comida y relató que actualmente su prioridad es comprar de nuevo los enseres.

kb-portadilla2-010521(800x600)
Otro de los pequeños negocios de la zona es una venta de pinturas.

“Como nos quedamos sin nada, tenemos que volver a comprar muebles, televisor, estufa, refrigeradora, hasta las camas. Ahorita estamos viendo cómo volvemos a tener eso, después habrá que invertir en las cosas del negocio para ponerlo de nuevo”, dijo Romero.

Yamilet Flores, del sector Chamelecón, manifestó que ella tenía llenas las vitrinas con su producto en venta y las inundaciones la dejaron sin nada. “Todo se me arruinó, pero con la ayuda de Dios voy saliendo adelante”, acotó Flores.

Cinthia Espinal opinó que la mayoría de emprendedores sufrieron daños y pérdidas materiales, incluyendo de maquinaria.

“En nuestro caso, por ejemplo, perdimos materia prima y parte de nuestras máquinas, y nos está costando recuperarnos”, expresó Espinal. Jazmin Rodríguez, otra emprendedora del sector, lamentó que antes de las tormentas había comprado dos fardos de ropa americana para vender. “Perdí todo, pero Dios está con nosotros, él nunca nos abandona”.

Con la falta de empleo y la difícil situación económica también han surgido nuevos emprendimientos en estos barrios y colonias, aunque en un número mucho menor.

Menotti Maradiaga, expresidente de la Federación de Cámaras de Comercio e Industrias de Honduras (Fedecámara), dijo que muchos mipymes no han logrado recuperarse debido a que lo perdieron todo y a que tienen que pagar altos costos de servicios, como la energía eléctrica, préstamos y otros compromisos.

Maradiaga indicó que se debe impulsar el consumo local en la ciudadanía y por parte del Gobierno crear las condiciones para que estos pequeños empresarios puedan acceder a financiamiento. También propone una ampliación a la Ley de Apoyo a la Mipyme, que vence en noviembre de este año y que exonera del pago de impuestos a los mipymes por cinco años.

Irvin Cubas, director del Centro de Desarrollo Empresarial (CDE) Mipyme Valle de Sula, informó que desarrollarán un programa de rescate empresarial en el que apoyarán a los microempresarios que fueron afectados por las tormentas Eta y Iota.

Esperan llegar a más de 500 microempresarios que ya tienen más de un año con su negocio y que hayan sido perjudicados por las inundaciones. “Se les va a apoyar con capital semilla de 20,000 a 30,000 lempiras. Se les apoyará con capacitación, formalización y acceso al mercado”.

Cubas agregó que este programa iniciará a finales de mayo.

La Prensa