Pasaporte digital agilizaría operaciones en el aeropuerto Ramón Villeda Morales

Las aerolíneas han tenido una baja del 73% de pasajeros por la pandemia.

Delta Airlines bloquea los asientos centrales en cada vuelo y la medida estará vigente hasta el 30 de abril de este año.
Delta Airlines bloquea los asientos centrales en cada vuelo y la medida estará vigente hasta el 30 de abril de este año.

San Pedro Sula.

Más de 2,300 pasajeros diarios está recibiendo el aeropuerto internacional Ramón Villeda Morales.

Al Villeda Morales, el aeropuerto más activo del país, ya retornaron todas las aerolíneas que por las tormentas de noviembre habían suspendido actividades. Son 10 aerolíneas internacionales con rutas a Miami, Atlanta, Houston, Fort Lauderdale, Newark, Orlando, Madrid, México, El Salvador, Panamá y Guatemala. Además de tres nacionales que vuelan a Tegucigalpa, La Ceiba y Roatán.

El avance de la terminal es favorable, sin embargo, aún no se operan vuelos nocturnos porque hace falta la instalación de unos reguladores. Autoridades prevén que a mediados de abril se puedan reanudar estas operaciones.

Las aerolíneas han hecho esfuerzos para atraer pasajeros y que las operaciones vayan en aumento, entre ellos garantizar las medidas de bioseguridad.

Pruebas

Michael Wehmeyer, presidente de la Asociación Hondureña de Líneas Aéreas (Ahla), dijo a LA PRENSA que como medida por la pandemia se implementó el prechequeo migratorio en línea, que ha dado resultados, pero es necesario seguir avanzando.

“Lo que anda buscando la industria es que aparte de esa información haya información de salud. Hay opciones como el Iata travel pass”.

Wehmeyer se refiere al pasaporte digital lanzado por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata, por sus siglas en inglés) que busca garantizar que se han realizado una prueba con resultado negativo; o bien, que ya han sido vacunados contra el covid-19.

“Los viajeros podrán llenar un perfil con la data con las vacunas requeridas por algunos Gobiernos, como la de fiebre amarilla, la del covid y otras”. Algunas aerolíneas lo han incorporado, pero la industria aérea busca que sea a nivel mundial.

Wehmeyer explicó que la mayoría de países exigen la prueba PCR o antígeno negativa que debe presentarse a la aerolínea.

“De esta manera y reforzada con las medidas de bioseguridad de la industria se reduce enormemente el riesgo de contagio”.

El ingreso al Villeda Morales solo es permitido a los viajeros; los familiares y amigos deben despedirse en el estacionamiento.

“Como aerolíneas cubrimos todas las áreas, que los empleados sean testeados regularmente, el uso de la mascarilla es mandatorio, se filtra el aire; lo que se busca es crear una burbuja”. Wehmeyer dijo que han perdido 73% del tráfico de pasajeros que se tenía antes del covid, lo que ha hecho que se reemplacen aviones por más pequeños y se cubran menos asientos.

En cuanto a las regulaciones es muy importante que quienes planean realizar un viaje se informen sobre los requisitos de cada país, sobre todo el tipo de pruebas covid-19 que solicitan.

óscar Aguilar, médico encargado de la Oficina Sanitaria Internacional (OSI) que funciona en el Villeda, dijo que para el ingreso al país pueden presentar prueba rápida, antígeno por hisopado o prueba PCR realizada 72 horas antes del viaje. “Muchos pasajeros no saben este requisito y vienen con pruebas vencidas, pero por lo general las aerolíneas no dejan abordar a quienes no presentan una prueba”.

Explicó que hay muchos pasajeros que han querido engañarlos con pruebas adulteradas.

“Modifican las fechas de las pruebas que se han hecho con más tiempo del aceptado y hay otros que presentan pruebas de otras personas”.

En el caso de un extranjero, este es devuelto a su país. A los hondureños con pruebas no válidas se les da un máximo de 12 horas para presentar una prueba, de no ser así se emite una alerta migratoria.

El médico compartió que en enero tuvieron un ingreso de 14,000 viajeros, en febrero, más de 15,000. El costo de una prueba rápida en un laboratorio privado puede andar desde L500 y las pruebas de antígeno (hisopado) en más de L1,500.

La Prensa