“La mejor vacuna contra el covid-19 es quedarse en casa”: Cándido Mejía

Jefe de dermatología del Rivas creó un tratamiento domiciliario.

El dermatólogo e internista Cándido Mejía. FOTO: Amílcar Izaguirre
El dermatólogo e internista Cándido Mejía. FOTO: Amílcar Izaguirre

San Pedro Sula.

“La mejor vacuna es quedarse en casa”, aconseja el doctor Cándido Mejía, ante el aumento de casos de covid-19 en las últimas semanas y la saturación de los hospitales públicos y privados.

Mejía, quien es jefe de dermatología del hospital Mario Rivas, llama a la población a evitar las aglomeraciones, usar la mascarilla, lavarse las manos con frecuencia o usar el alcohol en gel si no tiene acceso a agua y jabón.

“Es preocupante que las personas creen que el virus ya no existe y lo más importante es la prevención”, recomendó Mejia.

“Hay reuniones en los restaurantes, en bares, andan en fiestas, no le toman importancia y creen que este virus ya pasó, que ya se fue y los virus pueden replicarse y mutar fácilmente”, explicó.

De interés
El pastor Daniel Cerrato informó que tiene a disposición en Las Vegas kits del tratamiento indicado por el doctor Cándido Mejía para las personas que estén cursando la enfermedad. El precio de los medicamentos es de 150 dólares.

Recuperados

El también especialista en medicina interna creó un tratamiento domiciliario para pacientes diagnosticados con la enfermedad.

Con el protocolo que consiste en la desinfección de la garganta, tés calientes, antiinflamatorios, medicamentos para disminuir la carga viral, an­ticoagulantes y vitaminas ha logrado recuperar a más de 400 pacientes no solo en Honduras sino también en Estados Unidos y Europa.

El hondureño Daniel Cerrato, quien es pastor de la iglesia EMC Shalom Internacional, en Las Vegas, Estados Unidos, es uno de los pacientes recuperados del covid-19 con el tratamiento del doctor Mejía.

Cerrato habló con LA PRENSA y contó su vivencia con la enfermedad. “Me duró un día el primer síntoma, eso fue el miércoles 22 de julio, sentí dolor de cuerpo y fiebre, pero no al extremo. Para el sábado no sentía olores ni sabores, ese día me contacté por teléfono con el doctor Cándido Mejía y cuando le dije que no sentía olor ni sabor me detectó que era covid”.

El pastor dijo que llamó al doctor Mejía porque su mamá que reside en Honduras lo vio en televisión y le envió el número telefónico.

8,984
Pacientes recuperados de covid-19 reportan las autoridades de Salud en San Pedro Sula, que representan casi el 50% de los diagnosticados.

En la llamada le indicó que tomara dexametasona, ibuprofeno, aspirina y varios tipos de tés calientes.

“Fue hasta el lunes 27 que pude conseguir las inyecciones y comencé a inyectarme, ya tenía una semana con la enfermedad, sentía la respiración pesada. A los diez días tenía dificultad para respirar, no sentía la fluidez del aire que normalmente se siente al respirar, el doctor me dijo que me inyectara otras dos dexametasona y siguiendo con los tés pude empezar a sentir mejoría”, expresó.

Cerrato expresó que asistió a un Quick Care, (centro de salud) el 28 de julio para hacerse una prueba PCR que le costó 140 dólares, cuyo resultado lo tuvo dos semanas después.

“En dos minutos me hicieron el hisopado, no me dieron ni una pastilla y me dijeron que si tenía dificultad para respirar que fuera al hospital”, lamentó.

“Bendito Dios que nos ha permitido encontrarnos con el doctor Cándido, con ese tratamiento hemos podido ayudar a unas 30 personas que han tenido covid. Cuando supe del tratamiento lo expuse en internet y hemos ayudado a personas de Colombia, Ecuador, Argentina, Venezuela y de diferentes partes de Estados Unidos. Es un poco difícil conseguir los medicamentos acá, pero bendito Dios que hay tiendas mexicanas en donde se pueden comprar”, manifestó Cerrato.

La Prensa