En la Planeta y la Céleo González piden quitar el lodo con maquinaria

El lodo es uno de los mayores obstáculos de los habitantes en sus labores de limpieza.

En la Planeta y Celeo González, los habitantes ya cuentan con agua potable y están intensificando la limpieza, pero necesitan que las alcaldías manden a quitar el lodo de las calles. Fotos: Franklin Muñoz.
En la Planeta y Celeo González, los habitantes ya cuentan con agua potable y están intensificando la limpieza, pero necesitan que las alcaldías manden a quitar el lodo de las calles. Fotos: Franklin Muñoz.

LA LIMA.

Las calles de La Lima aún están cubiertas de agua y lodo, pero las retroexcavadoras ya comenzaron a hacer trabajos de remoción en la zona comercial.

Los daños que dejó la depresión tropical Eta en el municipio de La Lima son de gran impacto.

El movimiento vehicular es poco, debido a que aún hay varias calles inundadas que dificultan el paso.

kb-planeta5-101120(800x600)

A diferencia de otras zonas como Rivera Hernández, Chamelecón, Céleo González y la Planeta, adonde los habitantes están afanados limpiando sus viviendas, en La Lima es menor el movimiento, esto se debe a que muchas personas que huyeron de la tormenta están en albergues sampedranos y no tienen facilidad de trasladarse; además, que las calles están anegadas de agua y lodo y los vehículos corren el riesgo de quedarse varados.

En el área comercial visiblemente las pérdidas son cuantiosas, debido a que la mayoría de negocios perdieron la mercancía.

“Es tremendo esto. Nosotros pedimos que nos ayuden, ya que volvernos a levantar no será fácil”, dijo Pedro Medrano, dueño de un negocio de carnes y lácteos.

Los pobladores temen enfermarse de dengue porque las aguas estancadas han causado más zancudos.

“Nos tenemos que cuidar del coronavirus, pero también del dengue, pues los zancudos se han revuelto con las lagunas de agua”, compartió Ericka Pavón, pobladora de la zona.

El clamor de los más afectados son las ayudas de las autoridades en comida, colchonetas, medicamentos y ropa.

“Necesitamos que nos ayuden.

Hasta ayuda psicológica necesitamos porque algunas personas no habíamos vivido algo así”, expresó el vecino Gustavo Hernández.

También demandan los servicios básicos de agua potable y energía eléctrica.

kb-planeta18-101120(800x600)
La Prensa