Interairports quedó debiendo la cuarta manga en el Villeda Morales

Del Plan de Inversiones Obligatorias que debía ejecutar la empresa en el Villeda solo se cumplió un punto.

Durante 20 años el aeropuerto Villeda Morales ha permanecido con tres puentes de abordaje.
Durante 20 años el aeropuerto Villeda Morales ha permanecido con tres puentes de abordaje.

San Pedro Sula, Honduras.

El Plan de Inversiones Obligatorias a ejecutar por Interairports (Aeropuertos de Honduras) en el aeropuerto Ramón Villeda Morales de San Pedro Sula quedó casi en su totalidad como una promesa tras 20 años de administración y finalización de su concesión.

El 30 de septiembre de 2000, hace exactamente dos décadas, el Villeda Morales junto con el aeropuerto Toncontín de Tegucigalpa, Golosón de La Ceiba y Juan Manuel Gálvez de Roatán, pasaron a ser administrados por Interairports bajo el compromiso de ser modernizados en su totalidad para generar mayor tráfico de pasajeros y atraer nuevas líneas aéreas, tras un proceso de licitación que arrancó en 1996.

En las páginas de LA PRENSA quedó plasmado el plan, que para la terminal aérea sampedrana establecía mejoras obligatorias como la ampliación del número de mostradores, remodelación del área de manejo de equipaje, instalación de un puente de abordaje adicional (manga), proveer suministro de sistema eléctrico de 400 HZ y ventilación para las aeronaves, ampliar la zona de aduanas, instalar facilidades en la zona de espera y proveer un salón VIP adicional en la sala de embarque de vuelos.

LEA: Hasta 15 semanas de terapia reciben pacientes de covid en norte de Honduras

Carlos Flores Paguada, máster en ciencias administrativas con especialidad en administración portuaria y marítima, exgerente de la junta administradora (1996-2000) y exgerente por Interairports para el Villeda (2000-2002), dijo que de todas esas inversiones obligatorias, Aeropuertos de Honduras solo cumplió con una ampliación en la zona de aduanas y una mejora no relevante en los mostradores, mientras que dos bancos crearon la zona VIP en la sala de espera.

Flores informó que al arrancar la concesión se había establecido estas mejoras urgentes a ejecutarse antes de finalizar 2003, sin embargo, pasaron dos décadas y no se hicieron. “Al ver que los proyectos no se realizaban interpuse mi renuncia como gerente porque no iba a ser parte de una mentira”.

Flores dijo que en 1998, luego del huracán Mitch, la junta administradora del Villeda hizo reparaciones y se compraron mostradores y balanzas nuevas que son los que actualmente se usan en la terminal.

Asimismo, se instalaron las primeras tres escaleras eléctricas que son las que hoy están en la llegada de pasajeros nacionales e internacionales y se hacen remodelaciones como la ampliación del lobby, la ampliación de la pista no se hizo porque el Mitch atrasó y la junta terminó.

“Interairports no hizo nada, lo que desarrollaron fue una ampliación del lobby que lo convirtió en un mercado porque fue para poner locales comerciales, con los cuales no sé que van a hacer con las nuevas disposiciones”, dijo. Agregó que también se había planteado que se debía separar la llegada y salida de pasajeros y no se ejecutó.

La gran deuda fue la instalación de un cuarto puerto de embarque, sacar el área de recibimiento de pasajeros del lobby y ampliación de la plataforma de estacionamiento de aviones.

“La ampliación de la parte de aduana y migración fueron unas cuestiones cosméticas nada relevante, no hicieron la ampliación de la plataforma. Interairports dice que incrementó los pasajeros, pero eso es natural, no lo hicieron ellos, fue el mercado que reaccionó, y al haber más pasajeros hubo incremento de aerolíneas. Estos 20 años les llamo las décadas perdidas en materia aeroportuaria. Si comparamos lo que hizo la junta administrativa en cuatro años con lo que hizo Interairports en 20 años, hizo mucho más la junta sin recibir los ingresos de la Tasa Aeroportuaria que recibía Interairports. Las certificaciones que se lograron es lo de menos”, dijo.

Para Gerardo Meraz Puerto, presidente del Consejo Regional de Desarrollo del Valle de Sula, hubo falta de inversión en la terminal en los 20 años.

“Los sampedranos queríamos en ese entonces tomar el aeropuerto y fue concesionado de forma rápida. No dio tiempo para que los empresarios sampedranos tomáramos mejores decisiones. Este es el momento de reivindicar y hacer cosas que beneficien a todos los sectores de Honduras. Pienso que el rumbo al que está apuntando el Gobierno es el indicado”, agregó Meraz Puerto.

La Prensa