28/06/2022
08:07 AM

Más noticias

Temporada ciclónica 2022 será más intensa

Más lluvias que el año pasado y la probabilidad de más tormentas y huracanes se vaticinan. Cenaos recomienda “hacer una verdadera gestión de riesgo para evitar más desastres”.

Fenómeno

La mayoría de los modelos dinámicos pronostican que seguiremos en condiciones del fenómeno de la Niña.

San Pedro Sula. Saturnino Herrera es un humilde agricultor de las montañas de San Luis, Santa Bárbara, que con solo ver el movimiento de las nubes o sentir la temperatura del agua sabe que la temporada lluviosa está por llegar.

Mientras se relajaba en las cálidas aguas de un manso y cristalino río Chamelecón, aguas arriba de San Pedro Sula, el anciano contó que tomaba unas cortas vacaciones junto con su nieto, a la espera de que en el occidente lleguen los chubascos para comenzar a sembrar.

“Con las primeras lluvias de junio podemos empezar a sembrar, antes no, porque no germina la semilla”, contó con su humilde sapiencia.

Y en efecto. En Junio, particularmente a finales del mes, es cuando oficialmente está previsto el arranque de las lluvias en las regiones norte y occidente del país.

Experto

Francisco Argeñal, director de Cenaos:

“Estar cerca de la fase neutra de la niña favorece a la formación de ciclones tropicales”.

Temporada ciclónica 2022 será más intensa

En otros puntos del territorio, como el sur, centro y oriente, la temporada lluviosa llega antes, y este año con puntualidad británica se manifestó justo el jueves 19 de mayo, día señalado para comenzar, y en el que lastimosamente causó estragos en una capital absolutamente vulnerable a los embates de la naturaleza, que año con año se manifiesta en las mismas fechas.

Temporada más activa

Francisco Argeñal, titular de la Dirección del Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), vaticinó, con base en los análisis de diferentes modelos climáticos, que este año la actividad ciclónica andará “arriba del promedio”, lo que “podría favorecer las lluvias de agosto hasta octubre; pero también nos incrementa la posibilidad de tener afectación directa. Por lo tanto, debemos prepararnos y hacer una verdadera gestión de riesgo para evitar desastres, especialmente en septiembre y octubre”.

Añadió que lo ocurrido el jueves en Tegucigalpa, donde una tormenta de media hora causó daños en al menos 100 viviendas y alrededor de 1,000 personas damnificadas, es solo el inicio de un mayo bastante húmedo.

“Los últimos días de mayo se pronostican más lluvias. Se espera que se acumulen más de 100 milímetros en la zona sur y parte oriental del país. Eso vendrá a humedecer un poco los suelos y a dar condiciones favorables para el proceso de siembra. También va a permitir recuperar un poco los embalses de las represas del centro y el sur”.

Para entender lo de los milímetros de lluvias acumulados, usualmente se establece que un milímetro (mm) de agua caída equivale a un litro de lluvia caída en un metro cuadrado. Así que cuando escuche que han caído, por ejemplo, 10 mm de lluvia, lo que significa realmente es que han caído 10 litros de agua en un metro cuadrado.

Vulnerabilidad

La Niña seguirá manifestándose en mayo y junio y después transición a fase neutra. La Niña trae más precipitaciones.

Para junio se prevé una diminución los primeros 15 días del mes, por lo que se espera que sea un poco menos lluvioso, sobre todo en los departamentos de Francisco Morazán, la parte occidental de Olancho y El Paraíso, donde se esperan acumulados de 100 a 120 mm y en algunos casos de 80 a 100, que se darían en Francisco Morazán.

Los primeros meses de la temporada lluviosa son esperados por los agricultores, quienes se preparan para la siembra de primera. Las precipitaciones de mayo y junio son esperadas para arrancar la siembra de granos básicos y hortalizas.

Argeñal añadió que en la parte oriental de Olancho y sur de Yoro, así como en el valle de Siria y en Talanga, “hay que tener un poco de cuidado con los cultivos porque va a llover menos”.

Lo mismo sucederá en la zona norte del país, donde mayo es bastante seco, lo mismo que los primeros días de junio. “Las lluvias estarían presentándose a finales de junio en la zona litoral Caribe y la parte baja del valle de Sula y del Aguán”.

Experto

Santos laínez, alcalde de La Lima:

“En la lima, la inversión para reparar bordos anda arriba de L78 millones”.

Temporada ciclónica 2022 será más intensa

Preocupación

Daniel Ramos junto con su esposa y dos niños pequeños tardaron casi dos años en volver a su vivienda, que quedó sepultada por el lodo tras las llenas de Eta y Iota en 2020. Ellos residen en la colonia Céleo Gonzales, que colinda con La Lima y el sector de Planeta.

Todo allí quedó cubierto por el agua pestilente de uno de los ramales más contaminados del río Chamelecón. Esos dos años no fueron suficientes para que la colonia y su vivienda quedaran en óptimas condiciones.

Aún tienen problemas con el agua potable y con las residuales, encima de que apenas oyen llover les regresan los miedos de que todo vuelva a suceder. “Solo esperamos que los bordos que contienen al Chamelecón y sus ramales estén terminados, si no nunca dejaremos de ser damnificados”, lamenta con preocupación por nuevos escenarios de inundaciones.

Al respecto, Santos Laínez, alcalde de La Lima, presiona para que el Gobierno mande a reparar varios tramos de bordos que todavía no han sido tocados, particularmente los 300 metros en el sector de Guarumas y alrededor de 1,000 metros en San Juan Viejo y en el canal de la Jerusalén, donde todavía falta una parte. “En el canal Campín hay 14 kilómetros de azolvamiento y urge hacer limpieza. También hay 35 kilómetros de carreteras de terracería que están totalmente destruidas después de Eta y Iota que quedaron en total abandono”.

La temporada de lluvias viene a esta región acompañada de un mar de preocupaciones.