28/11/2022
12:29 AM

Más noticias

“La escuchaba crujir”: doctora y familia pierden casa por lluvias en Tegucigalpa

Ella, sus padres y sus mascotas soportaron la tormenta y ahora dan testimonio de ello. Amigos de la familia recogieron fondos.

Tegucigalpa, Honduras.

Una doctora y su familia fueron víctimas de las torrenciales lluvias que azotaron anoche el Distrito Central y sus alrededores, al punto que perdieron por completo su casa.

Daniela Galeas Moya vivió en carne propia qué se siente estar cerca de morir y decidió contar parte de su experiencia en su perfil de Twitter.

“Perdí mi casa, el río se la llevó. Estuvimos dos horas subidos en el techo del carro esperando que alguien nos rescatara”, comenzó su triste relato. Aunque lamenta lo ocurrido, dijo estar agradecida con Dios “por su misericordia”.

Todo por lo que una vez trabajaron ya no está, pero ella, sus padres y sus mascotas lograron sobrevivir a la tormenta y ahora pueden dar testimonio de ello.

“Agradezco infinitamente a Dios. Mis papás, mis mascotas y yo estamos vivos y realmente no puedo estar más agradecida”, sostuvo la joven galena.

La casa “crujía”

Mientras Daniela y su familia se aferraban al carro, el cual en cualquier momento pudo haber sucumbido, escuchaban algunos sonidos que rompían sus corazones, y no, no era la lluvia o la corriente del agua, sino los crujidos de la estructura de su hogar.

“Se los juro que pensé que moriría soterrada o ahogada mientras escuchaba mi casa crujir”, recordó. “No desperdiciemos ningún segundo de nuestra vida, porque realmente no sabemos cuándo nos tocará partir”, agregó.

Amigos recaudan fondos

Ante la difícil situación vivida, amigos y familiares de Daniela se activaron en las redes sociales para recoger fondos y entregárselos como ayuda a ella y a sus padres.

Decenas de personas se volcaron a apoyar a la gelena, quien, por cierto, estuvo en primera línea durante los días más críticos de la pandemia del COVID-19 en Honduras.

Esta iniciativa que se difundió rápidamente conmovió a Daniela, quien no dudó en expresar su gratitud. “Cuando Dios quita da en abundancia después a través de sus oraciones, sus palabras y sus donaciones. Mi familia y yo estamos eternamente agradecidos”, escribió.

Los amigos de Daniela publicaron dos cuentas bancarias para hacer donaciones.