25/11/2022
12:54 AM

Más noticias

Retraso en embarques afecta rubro del café

La cotización del aromático en el mercado mundial es la más alta desde 2011, pero la disponibilidad de contenedores está generando retraso en los embarques.

SAN PEDRO SULA. Los precios del café en el mercado mundial se han disparado a causa de una serie de factores que incluyen caídas en la producción del grano aromático en Brasil y Colombia.

El valor del café ha alcanzado su máximo de 10 años y los analistas prevén que seguramente continuará creciendo hasta 2023. Su precio para entrega en diciembre ascendió a 2.34 dólares por libra, mientras que los futuros del café en la Bolsa de Nueva York se dispararon hasta los 2.46 dólares, el precio más alto desde 2011, cuando superó los tres dólares por libra.

Para la cosecha 2021-2022, que inició el primero de octubre, Honduras espera exportar unos 7.5 millones de quintales de café, por los que prevé recibir 1,200 millones de dólares, según proyecciones del Instituto Hondureño del Café (Ihcafé).

Datos

2,000 Millones de tazas de café se consumen al día en todo el mundo. Eso convierte al café en la segunda mercancía más comercializada luego del petróleo.

95% Más se incrementó la producción mundial de café respecto a hace 35 años, lo cual equivale a 10,000 millones de kilos de café producidos en el planeta.

En los primeros dos meses de la actual temporada, los ingresos por las ventas externas crecieron un 409% con respecto al mismo período del ciclo pasado, equivalente a $56 millones.

Según informó Abdul Murillo, técnico en exportaciones de Ihcafé, el crecimiento de las exportaciones de café hondureño obedece en gran medida a la disponibilidad de más de 500,000 quintales del grano de la cosecha 2020-2021 que no se vendió y al buen precio del café en el mercado internacional.

Sin embargo, el sector cafetalero, al igual que prácticamente todas las industrias, está resintiendo los efectos de la crisis logística mundial a causa del covid.

Un grupo de cortadores de café son transportados en un camión tras terminar su jornada diaria.

La disponibilidad de contenedores está generado retraso en los embarques e incrementos en los costos de flete y no se ve una solución en el corto plazo.

Según especialistas, la situación no se normalizará hasta finales de 2022 o hasta 2023, alertó la Asociación de Exportadores de Café de Honduras (Adecafeh).

El directivo de la gremial, Basilio Fuschich, dijo que las navieras se han comunicado de forma constante con la Adecafeh para reiterarles que harán todo lo posible para que la exportación del grano fluya sin contratiempos.

“Las navieras nos están diciendo que harán todo lo posible para mantener los contenedores, pero sabemos que vamos a tener problemas, puesto que no somos el único rubro”, agregó Fuschich.

La crisis mundial de los suministros globales y en especial el encarecimiento del comercio marítimo han puesto en jaque un producto que se comercializa en su gran mayoría a través de los buques de carga.

Según reporta la industria, esta situación afecta en particular a las rutas de Asia, en este caso de Vietnam, uno de los centros de exportación de la variedad robusta, donde los fletes se han multiplicado por diez. Como consecuencia, el grano aromático se cotiza en los mercados internacionales al nivel más alto de la última década y no muy lejos de sus récords históricos.

Respecto al incremento en la cotización del grano, la Adecafeh indicó que esperan que estos niveles de precio se mantengan o incrementen aún más en la presente cosecha, “especialmente en los meses que van de diciembre a marzo, para que nuestros productores puedan aprovechar, siempre recomendando evitar al máximo la especulación y vender en la medida que vayan cosechando el café, ya que es imposible prever qué sucederá con un mercado tan volátil”.

Consumo

En paralelo, la coyuntura del café, un mercado que supera los 169,000 millones de dólares, está atravesando un desequilibrio entre oferta y demanda, porque a causa de la pandemia del covid-19 y con el confinamiento se ha incrementado el consumo en los hogares. Una tendencia que ha venido para quedarse incluso ahora que tanto restaurantes como cafés han vuelto a abrir sus puertas.

Según la Organización Internacional del Café (ICO, por sus siglas en inglés), el consumo mundial del grano para el período 2020-2021 se estimó en 167.15 millones de sacos, 1.9% más con respecto a la cosecha anterior.

3 claves del sector cafetalero

1. En los primeros dos meses de la cosecha 2021-2022, Honduras ha exportado a Europa el 60% del café, 30% a los Estados Unidos, 6% a Asia y 2% a África y Oceanía, según datos del Ihcafé.

2. Se estima que más del 90% de la producción del café de Honduras se exporta. En los últimos años se ha incrementado el consumo nacional gracias al surgimiento de negocios de cafés especiales.

3. A pesar que el aumento de precio para el café es una buena noticia para los productores, eventualmente se traducirá en precios más altos para los consumidores de café en el mundo.

4. Como ha ocurrido cada año, escasea la mano de obra para recolectar el grano aromático, por lo que los propietarios de finca traen miles de cortadores de Guatemala, Nicaragua y El Salvador.

5. Europa y Norteamérica son los principales mercados a los que Honduras vende café, pues esos continentes compraron el 85.1% del total del grano vendido en la cosecha 2020-2021, según el Ihcafé.

6. La actividad de producción de café de Honduras está a cargo de más de 100,000 productores, de ellos 90,000 son pequeños. La industria emplea a un millón de personas.

La proyección de la producción total en el 2020-2021 es de 169,64 millones de sacos, lo que representa un aumento marginal del 0.4%, es decir, que la demanda crece más que la oferta.

En tanto, las exportaciones descienden al totalizar 10.07 millones de sacos de 60 kg en septiembre de 2021, el 4.9% menos que en septiembre de 2020.

“Desde hace más de una década, los precios del café han estado malos. Gracias a Dios, este año ha aumentado el precio y la carga está a 7,500 lempiras. Lastimosamente, los agricultores no sabían que el precio iba a aumentar y por lo tanto no estaban preparados para producir la cantidad necesaria”, refirió Allan Paredes, un joven productor en Trinidad, Santa Bárbara.

Los precios malos, la roya y la inestabilidad socioeconómica del país llevaron a cientos de miles de familias productoras a migrar dentro y fuera de Honduras en los últimos años.

El Ihcafé encuestó a 990 caficultores hondureños y descubrió que entre mayo, junio y julio de 2019, el 5.4% dijo que al menos un miembro de su familia se había ido a Estados Unidos. El café sigue siendo la principal fuente de divisas por ventas al extranjero para Honduras, que a su vez es el mayor exportador del grano en Centroamérica y tercero en Latinoamérica.

La industria representa más del 5% del producto interno bruto (PIB) del país y cerca del 30% del PIB agrícola. Entre los procesos de recolección, beneficiado húmedo y seco, y transporte, el sector genera alrededor de un millón de empleos. A esto se suma que en los últimos años ha incrementado el consumo local, en gran medida a más negocios especializados en el café.

“Tengo varios amigos empresarios jóvenes que le han dado una nueva cara al café. Desde la imagen, el mercadeo y cómo venderlo. Todo eso ha ayudado mucho a que se valore más nuestro café. También las redes sociales han ayudado a llegar a más personas”, comentó Paredes.

Durante los últimos diez años, el crecimiento promedio del consumo mundial ha sido del 1.9%, impulsado por un aumento significativo en los mercados emergentes frente a tendencias más estables en mercados tradicionales, expuso la ICO.

“Se espera que la rigidez del consumo mundial tensione el mercado y aumente la posibilidad de que continúen las actuales tendencias alcistas de los precios del café”, dijo la organización.

Retraso en embarques afecta rubro del café