20/05/2022
02:19 PM

Más noticias

Palma africana arrasa con los parques Kawas y Punta Izopo

Las propiedades que se repartieron en forma ilegal en el Instituto de la Propiedad corresponden al 6% de la extensión del parque Kawas. Cultivos invaden zonas núcleo y de amortiguamiento.

Tela, Atlántida.
8WzbUv7A

La red de corrupción en el Instituto de la Propiedad (IP), de la que el Ministerio Público acusa a 14 ex funcionarios, tituló ilegalmente 14 predios en 2013 en la zona núcleo del parque Jeannette Kawas correspondientes a 46,116,000 metros cuadrados, un 5.88% del total del área.

El parque, incluido en 1995 en la Lista de Humedales de Importancia Internacional (Ramsar), es explotado ilegalmente por terratenientes y campesinos, principalmente para la siembra de palma africana.

Este parque sufrió en febrero de 2016 un incendio provocado por palmeros que consumió 0.53% de su extensión en la zona núcleo y amortiguamiento, es decir, unas 420 hectáreas o 700 campos de fútbol, que se han recuperado de forma natural.

En ese entonces, el Gobierno prometió castigo contra los incendiarios, pero el caso quedó engavetado.

Antal Borcsok, ambientalista, director de Tela Marine Research y miembro fundador de Asociación de Amigos de Tela (Amatela), indicó que no solo el 5.88% del parque que fue titulado en forma irregular por la red de corrupción del IP está destruido, sino que más del 20% está gravemente afectado por la siembra de palma, repercutiendo en el ecosistema manglar arrecifal único de Tela sin que Fundación Prolansate, ente comanejador de esta área, pueda hacer algo.

Para Borcsok, este es un problema multidisciplinario, pues abarca a distintos entes, por lo que para poder frenarlo, el nuevo Gobierno debe trazar estrategias distintas a las que por años se han implementado sin éxito.

Pero no solo el parque Jeannette Kawas está sufriendo por la mano del hombre, sino también el parque nacional Punta Izopo, del cual también hay cerca de un 20% dañado por cultivos de los 112 kilómetros cuadrados que comprende.

En ese sentido, Borcsok ejemplificó que si alguien quiere llegar al parque a destruir 50 manzanas en un lugar donde hay nula concurrencia de personas, lo hace con facilidad, va y siembra palma y tres años después tiene producto sin haber tramitado un permiso ambiental, consigue como acarrearlo y genera dinero.

420 hectáreas

Destruidas en el incendio provocado por palmeros a finales de febrero de 2016 en el parque se recuperaron naturalmente,según Amatela

“No solo se habla de personas que invaden 100 manzanas, sino de muchos pequeños palmeros que venden la fruta a medianos palmeros y luego estos la van a dar a la compañía como que viene de una finca que está legal”, comentó.

Se facilita lo malo

En Tela se debe explotar el turismo, es decir, facilitar permisos para la construcción de ecolodges (alojamiento integrado en la naturaleza) en puntos claves en los parques, los viajes en lancha, elaboración de artesanías y capacitaciones para que todas las familias de la zona puedan agenciarse recursos de la cadena de turismo como se hace con éxito en Costa Rica, en lugar de destruir el patrimonio natural.

Además, se debe cambiar el acceso a crédito en el agro, porque para palma sí se da el dinero de inmediato, pero para otros como maíz, arroz y frijoles se deniegan.

El Gobierno está subsidiando la palma con préstamos a bajos intereses, argumentó. “Conseguir todos los permisos para construir un ecolodge en la laguna de Los Micos es imposible por la burocracia, pero ir a sembrar al parque es sencillo. Le facilitamos a la gente lo malo y le complicamos lo bueno”, finalizó.

El parque Jeannette Kawas

Cuenta con cuatro ecosistemas: bosque húmedo tropical, manglar, inundable y herbáceo.

Destrucción

LA PRENSA ingresó en los límites entre la zona núcleo y la zona de amortiguamiento en el parque Kawas y constató el daño de la palma en tierras estatales.

En la zona de las aldeas El Tigre, Mercher y La Leona, ubicadas en la zona de amortiguamiento, muchas tierras fueron concedidas por el Estado a pobladores locales, pero están repletas de palma.

Ahí palmeros que tienen tierras con título no se conforman y muchos han descombrado y extendido sus dominios a predios que son del Estado para producir más palma, con lo cual incurren en delito. Seis kilómetros al noreste de la aldea El Tigre, Mercher y La Leona, por tramos que solo se ingresa a pie, inicia el área de amortiguamiento y, a pesar que es una zona pantanosa de difícil acceso, hay sembradíos de palma en donde no deberían existir.

Los campesinos se las ingenian para hacer pasos de bambú y ayudados de bestias sacan los frutos.

Félix Bautista, presidente de la Fundación Prolansate, dijo que las siembras ilegales de palma, invasión de terrenos y cultivos de pasto para ganado son comunes en el parque.

“El parque está siendo afectado desde hace muchos años. El daño es inmenso. Colindando con el sector del Ramal del Tigre, parte de las lagunas y Punta Izopo se ha producido una invasión de gente y no ha existido respuesta de los entes encargados de velar por eso”, comentó.

Óscar Alcerro, ingeniero forestal de Prolansate, dijo que en la zona de amortiguamiento hay palma africana por todos lados y ganadería y en la zona núcleo es complejo determinar la afectación porque por los humedales el acceso es difícil.

Alcerro está a la espera de que los fiscales les compartan las coordenadas de los predios titulados ilegalmente por exfuncionarios del IP para determinar la afectación.

El área es tan extensa, según Borcsok, que menos del 10% se patrulla esporádicamente, por lo que urge logística, personal y recursos; aunque la educación e impulso al turismo eco sostenible son la solución a la deforestación, y no la militarización de las zonas, destacó.

Opinión de experto - Mario Chinchilla

La titulación irregular de predios del parque Kawas en el IP habla de la debilidad de supervisión de parte del Estado y de los comanejadores de las áreas protegidas.

Esta es una área protegida que no está tan remota como otras que existen en Gracias a Dios y en otras zonas del país, incluso está dentro del casco urbano de Tela.

Este es el patrimonio natural de futuras generaciones, y como Tela es bastante atractivo, muchos buscan adquirir tierras cercanas y cualquiera puede ser seducido para quienes trafican con estas tierras, sabiendo que son inalienables. Amerita que se tomen medidas y un fuerte castigo para quienes han incurrido en esta apropiación ilícita con falsificación de documentos y de títulos.

No hay que olvidar que estas tierras han sido pretendidas por quienes desean plantar palma africana en detrimento de los manglares y humedales de las zonas calificadas dentro de Ramsar. Esta zona también es protección natural de la costa ante fenómenos naturales. Las misiones de las Fuerzas Armadas son ajenas a esto, requiere de un mandato especial de colaboración.

Se debe cambiar el manejo en el campo porque la protección administrativa, jurídica y técnica ya las tienen vía decreto y son inalienables.