Más noticias

Costly, 'el cocherito' que busca revancha

Tras quedar por fuera de Suráfrica 201 por una lesión, el delantero hondureño regresa para gritar gol.

San Pedro Sula, Honduras. Haca casi cuatro años, las lágrimas de Carlo Yaír Costly Molina conmovían y sumían al país en la preocupación.

El hijo de Allan Costly, una leyenda en Honduras por ser parte de la primera Selección que clasificó y participó en un Mundial, el de España 1982, quedaba afuera de la cita de Suráfrica 2010 por una lesión.

Además de la preocupación por su salud, el país se preguntaba quién asumiría el puesto de uno de los bombarderos de la Bicolor y quién sería el compañero para David Suazo o Carlos Pavón en el ataque.

Desde una silla, Costly tuvo que cederle su puesto a Georgie Welcome, un joven delantero que como él venía creciendo y atraía las miradas de todos a pesar de no haber jugado los 19 partidos con la Bicolor y de los 14 goles marcados en 37 partidos que 'El Cocherito' había logrado en la fase eliminatoria rumbo a Suráfrica.

Es por eso que para Costly, el alma de la delantera hondureña, el hombre que supo dar la estocada final a México en el Azteca -tierra donde inició su camino como futbolista internacional-, y el hombre que hoy por hoy es el referente para la afición hondureña que lo quiere y lo respalda; la clasificación a Brasil 2014 tiene un dulce sabor a revancha.

Además significará la oportunidad para consagrar su nombre entre los grandes, especialmente luego de un periodo de inestabilidad y dimes y diretes al inicio de la eliminatoria por su destino futbolístico -que se vio paralizado en ocasiones- y por su relación con la Bicolor.

Velocidad, cabezazo, remate y más que nada carácter son las armas con las que este hombre nacido el 17 de julio de 1982 en San Pedro Sula, tiene reservados para las canchas brasileñas.

La 'costliña' -su jugada carácterística, podrá brillar en una tierra tan brasileña como el mismo nombre del movimiento que ha dejado plantados hasta a los más fuertes defensas de la Concacaf y que hace parte de la magia de este delantero catracho.