04/07/2022
09:45 AM

Más noticias

Dejan el lienzo y utilizan las NFT para ganar dinero

Algunos artistas hondureños encuentran oportunidades para hacer negocios vendiendo tokens no fungibles por medio de la tecnología blockchain.

SAN PEDRO SULA

Cristian Godoy, egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes, se erigió durante la pandemia como el primer artista plástico de Honduras que utiliza la tecnología blockchain para vender sus obras como tokens no fungibles (non-fungible token, NFT), activos digitales únicos negociados con criptomonedas.

Este pintor y maestro de artes plásticas (46 años) se dedicó al arte tradicional (crear obras con pincel y lienzo) y a trabajar como diseñador gráfico en agencias de publicidad, pero en 2013 perdió el empleo “y todo se vino abajo”.

Dado a que produciendo obras físicas no obtenía el dinero suficiente para sufragar los gastos de la familia, durante cinco años, él y su esposa se dedicaron infructuosamente a una diversidad de actividades comerciantes (entre ellas, vender comida) en “muchas partes del país”.

“Intentamos ganar dinero haciendo muchas cosas. No logramos obtener buenos resultados, como le ocurre a todos los hondureños todos los días que intentan ganarse la vida de manera honrada”, dijo durante una entrevista con Diario LA PRENSA.

En 2020, cuando él y todos los hondureños estaban enclaustrados por orden del gobierno para evitar el contagio de covid-19, Godoy, con la fe de volver a las agencias, comenzó a comprar nuevos softwares de diseño para “estar actualizado” y accidentalmente entró al mercado de las NFT que en 2021 registró un movimiento de $44,200 millones en contratos inteligentes asociados con la cripto Ethereum (ETH), según Chainalysis.

“Yo tenía interés en las artes digitales porque gracias a las agencias uno trabaja en el aspecto digital. Esto me motivó a seguir capacitándome. Durante la pandemia, compré muchos cursos digitales. Un día, como cualquier otro, cuando estudiaba sobre animación en un blog de una de las plataformas decía: ‘Cómo tokenizar tu obra’. Me llamó la atención y leí el artículo. Me pareció estupendo. Para un artista lo económico no es fácil. Yo le digo a mi esposa que esto es una especie de serendipia”, relató.

NEGOCIO ABIERTO

En el mercado de los NFT puede hacer negocio cualquier persona, no solo los artistas plásticos.

Para indagar más sobre los NFT, de los cuales nunca había escuchado, Godoy le escribió a más de una decena de artistas de diferentes países. Ninguno le respondió.

Explorando en internet, por fin llegó a una de las plataformas especializadas en activos virtuales no fungibles: foundation.app, propiedad de Foundation Labs, Inc, y después OpenSea (opensea.io), Magic Eden (magiceden.io) y otras.

En los dos años de pandemia, Godoy aprendió por sí solo sobre cómo crear las obras y convertirlas en NFT, utilizar las billeteras criptográficas, participar en comunidades, una condición sin la cual difícilmente puede vender las obras, colecciones, avatares (gráficos utilizados por usuarios en diferentes plataformas informáticas).

“En arte, un non-fungible token, NFT, es una obra que, con el tiempo, no se va a deteriorar, no se va a deshacer. Una obra de arte física tiene la desventaja que, con el paso de tiempo se puede deteriorar. La obra NFT se puede vender de varias maneras, como obra única, por series (de la misma obra, lotes de 10, 20, 30 y más), colecciones (variantes de la misma obra hasta el número que uno quiera)”, dijo.

Godoy vendió la primera obra (llamada Cheese!) en una subasta en foundation.app. Emitió la obra (en la jerga de las NFT le llaman “mintear” o acuñar) el 6 de junio de 2021 y la vendió tres días después en 0.10 Ethereum, equivalente, en ese momento, a unos L5,000.

" Antes todos hacíamos obras para colgar en un clavo, ahora hacemos arte digital para diferentes usos "

A diferencia de una obra tradicional, que es colocada en una pared, por ejemplo, para ser contemplada por el comprador, familiares y amistades, el dueño de una NFT tiene poder para lograr un valor de utilidad porque la puede explotar económicamente.

Si el dueño vende el NFT Cheese!, Godoy automáticamente recibirá en su monedero electrónico el 10% de regalía. Un beneficio económico que no genera la compra y venta de lienzos.

“A través del tiempo, seguiré recibiendo el 10% siempre que hagan una reventa de esa obra. El NFT nos da esa ventaja a los artistas digitales, es algo que no tienen los artistas plásticos tradicionales”, dijo.

“Si esta obra, un día llegara a valer un millón de dólares, recibiría el 10%. Soy el primer artista hondureño que vendió el primer NFT”.

Desde entonces, Godoy ha creado nuevas obras que ha vendido a través de diferentes plataformas que utilizan como instrumento de pago ETH y Solana (SOL) que cambia a dólares con hondureños que están en comunidades de criptomonedas.

Recuerda que cuando nació su hija vendió en L13,000 una obra física a un panameño, pero después de 15 años no sabe dónde está. Las obras NFT, gracias al blockchain, dejan un registro inalterable sobre los diferentes dueños y garantiza la autenticidad de la obra.

Godoy, actualmente, participa con equipos internacionales en la creación de avatares y otras obras. “Antes hacíamos obras para colgar en un clavo, ahora arte digital para diferentes usos”, dijo.

Los NFT para ganar dinero

Los tokens no fungibles (llamados NFT) es una de las herramientas que nos permite la tecnología blockchain.

Los NFT se han hecho famosos por medio del arte, pero se les puede dar otros usos y obtener muchos beneficios. Hay obras NFT que las han vendido por más de 60 millones de dólares.

La gente se pregunta, ¿cómo es posible? Un artista expone su arte de manera digital al resto del mundo por medio de una plataforma NFT. Desde el momento que entra a la plataforma, logra una notarización porque deja una huella imborrable con la tecnología blockchain. Las nuevas tecnologías van a cambiar los conceptos que nosotros conocemos.

La notarización y autenticidad de algo es diferente con el blockchain. Esta tecnología no permite que haya alteración, corrupción, como si sucede hasta ahora, por ejemplo, con documentos.

Atrás de los NFT viene la notarización electrónica de títulos de propiedad por ejemplo. En un futuro se podrá vender un carro con criptomonedas.

En el momento que se haga el pago se emitirá el título de propiedad, con esto evitaremos filas, pérdida de tiempo y ganaremos seguridad.

Actualmente hay muchas propiedades con títulos perdidos, escrituras duplicadas y pleitos en las familias. Con el blockchain esto no ocurre. Si implementáramos los NFT en los registros de propiedad evitaríamos todos esos problemas.

La partida de nacimiento es un documento personal, pero para sacarla en Honduras hay que hacer filas y perder mucho tiempo. Si el Estado tuviera una plataforma NFT, con partidas digitalizadas, el ciudadano, con un token autorizado que estuviera en la identidad, entraría a la plataforma y él mismo obtendría el documento auténtico.

No habría intermediarios. Una persona puede tener la imagen de una partida, pero eso no le da la certeza que es un documento auténtico. El blockhain sí da seguridad.