05/02/2023
12:59 PM

Más noticias

Con créditos internos y de emergencia encaran crisis

Gobierno se ha endeudado en L20,000 millones, con dos líneas de crédito con el BCH. Expertos invitan a cuidar calidad del gasto.

San Pedro Sula

En los primeros seis meses de la actual administración gubernamental, el endeudamiento público se ha movido por el lado interno por el orden de los 20,000 millones de lempiras.

De acuerdo con los datos proporcionados por la Secretaría de Finanzas a través de una solicitud de información, entre enero y junio de 2022, el gobierno de Xiomara Castro contrató al menos dos importantes créditos con el Banco Central de Honduras (BCH): el primero a un plazo de ocho años, con cuatro años de gracia y un monto de 239.4 millones de DEG, otorgado el 16 de febrero de este año.

Exministro de Finanzas

Marco Midence:

“Cuando se asume una deuda, es importante la calidad del gasto que se va a tener”.

Con créditos internos y de emergencia encaran crisis

Los DEG (derechos especiales de giro) es una moneda de reserva complementaria del Fondo Monetario Internacional (FM) y que se fundamenta en una canasta de monedas que incluye al dólar estadounidense, el euro, el renmimbi (yuan) chino, el yen japonés y la libra esterlina.

Al cambio para la fecha de otorgamiento, ese monto equivalía a aproximadamente a 335.7 millones de dólares (8,200 millones de lempiras).

Esta línea sale del fondo asignado por el FMI en agosto de 2021, en el marco de una operación global de inyección financiera para afrontar la crisis, y que a Honduras sirve como apoyo presupuestario para realizar pagos del servicio de deuda.

Fosdeh

Ismael Zepeda:

“La política de endeudamiento del gobierno actual ha tenido mecanismos no tan ortodoxos”.

Con créditos internos y de emergencia encaran crisis

El segundo préstamo, suscrito en lempiras, se contrató a seis meses, con otros seis de gracia y por un monto de L11,836 millones.Ese monto se asigna con base en lo establecido en el artículo 40, párrafo tercero de la Ley del Banco Central de Honduras que señala que el BCH puede otorgar préstamos para cubrir variaciones estacionales en los ingresos o gastos.

“En todo caso, los créditos a que se refiere este párrafo, deberán ser cancelados en el mismo ejercicio fiscal en que se soliciten”, señala la ley.

En total, se trata de 20,000 millones de lempiras (al cambio actual) contraídos en deuda interna por el actual gobierno. Esta suma no incluye la operación de utilizar las reservas del BCH por el orden de 1,000 millones de dólares, que ya fue solicitada, pero sigue en proceso de aprobación.

Riesgos

Sin embargo, los montos adquiridos del Banco Central de Honduras a través de la Secretaría de Finanzas suponen la posibilidad de al menos dos importantes clases de riesgo, advierten analistas.

Por un lado se encuentran los riesgos inflacionarios derivados de poner más circulante en la economía y, por otro, la posición externa de Honduras puede verse comprometida cuando se usan las reservas del BCH para financiar el gasto del gobierno.

“La posición externa del país se complica para obtener financiamiento”, advierte el analista Marco Midence, exministro de Finanzas.

Midence señala que en los últimos meses la calificación de riesgo país se ha “disparado”, con lo que quiere decir que en la actualidad ya no es tan buena como en años anteriores y, en consecuencia, no le envía un buen mensaje a potenciales inversionistas que estuviesen considerando traer sus capitales a Honduras.

3 claves de la deuda

1. Al cierre de 2021, el endeudamiento interno de la administración central de gobierno ascendía a 179,876.4 millones de lempiras, el equivalente a 1.5% más del monto con el que cerró el tercer trimestre del año, monto al que hay que sumar lo contratado este año.

2. Las emisiones de bonos constituyen la mayor parte de la deuda interna contratada hasta el cierre del año pasado. Esto representa más de 164,142.9 millones de lempiras, mientras que la deuda no bonificada alcanzaba el monto de 15,733.5 millones.

3. Bancos comerciales, administradoras de fondos de pensiones, institutos de previsión, compañías de seguros, público en general y el mismo Banco Central de Honduras figuran entre los principales tenedores de bonos de las emisiones del Gobierno de Honduras.

Midence recordó los altos niveles de inflación que el país ha venido registrando este año (10.22% de inflación interanual a junio de 2022), algo que no había ocurrido desde 2009, en el marco de la crisis financiera mundial.Buena parte de esta inflación viene por las presiones externas.

La inflación en Estados Unidos también es un punto importante a mencionar. Estados Unidos, en junio de 2020 tenía una inflación de 0.6%; en junio del año pasado tenía una inflación del 5.6% y hace unos días, los parámetros estaban en 9.1%, puntualizó.

“La inflación en EE UU es responsable del 40% del incremento de los precios de los artículos y productos”, indicó el analista.

Ismael Zepeda, analista del Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), por su parte señala que los recursos obtenidos por el gobierno adolecen de transparencia en cuanto al uso cuando se llevan a la economía.

Zepeda indica que “el riesgo que se use en sueldos y salarios, gasto corriente, pago de pasivos laborales (...) sino que entra dinero inorgánico a la economía, esto genera inflación”, razón por la cual hace hincapié en que el gasto de los fondos obtenidos de las reservas del BCH sea uno de calidad, orientado a fomentar la actividad productiva.

Datos

673,163 millones de lempiras fue el monto con el que cerró el producto interno bruto hondureño en el año 2021.

126,540.2 millones de lempiras totalizaron los ingresos corrientes recaudados por la administración central al cierre del año pasado.

El analista del Fosdeh desaconseja que tales recursos sean utilizados como “caja chica, o máquina de imprimir dinero”, utilizándolos para gasto corriente o para el pago de sueldos y salarios.

Por último, Zepeda refiere que, en un marco de sostenibilidad de la deuda, “Honduras desde hace algunos años ya sobrepasó los indicadores”, por lo que el margen de maniobra para seguir endeudando al país ha quedado muy reducido y más bien recomienda encontrar e implementar una estrategia de desendeudamiento “para que Honduras tenga mejores posibilidades de crédito y que este realmente vaya a actividades productivas”, concluyó.

Por otro lado, la administración actual se enfrenta a una presión de parte de varios sectores de la burocracia sin pago desde hace varios meses y en otra arista la sociedad en general exige más inversión en obras de infraestructura y sociales.

LA PRENSA Premium intentó obtener la versión de la Secretaría de Finanzas, pero desde la oficina de relaciones públicas indicaron que hasta este día realizarían la gestión para la entrevista.

De acuerdo con datos oficiales, Honduras cerró 2021 con una deuda de 15,679.2 millones de dólares, de los que 47.1%, es decir, unos 7,388.5 millones, corresponden al endeudamiento interno.

La deuda total de la administración pública se corresponde con el 56.7% del producto interno bruto (PIB) del país.

Mientras las autoridades de gobierno buscan nuevos mecanismos de endeudamiento, los riesgos implicados pueden acabar empeorando la ya complicada situación económica actual.