13/08/2022
06:33 AM

Más noticias

Conducir vehículos sin control costó 5,524 vidas de hondureños

Imprudencia, impericia al manejar, obstrucción de vía y exceso de velocidad, fueron las principales causas de muertes por accidentes viales ocurridos desde 2019.

San Pedro Sula, Cortés.

Adecuar el cinturón de seguridad, colocar la llave para arrancar y mover la palanca de cambios solo son el punto de partida para movilizar un vehículo, sin embargo, para llegar a su destino prevalecen múltiples factores que resultan invisibles para automovilistas, ciclistas y peatones, pero que son vitales par transitar seguros.

Exactamente 5,524 personas perdieron la vida en accidentes de tránsito registrados en el país pre y pospandemia del covid-19 (enero de 2019 a mayo de 2022), de los cuales uno de cada cuatro se registró en Cortés, según un análisis de la Unidad de LA PRENSA Premium.

Honduras enfrenta una crisis en sus ejes carreteros pese a los esfuerzos de las autoridades estatales y locales, quienes recurrentemente invitan a los conductores a unirse en un esfuerzo para revertir la tendencia de fatalidades.

De una serie de datos extraídos por LA PRENSA Premium con relación a los últimos tres años y medio en el país, se conoció que durante la pandemia (2020) hubo una gran caída en decesos por las restricciones de circulación que impusieron autoridades, pero a medida se vuelve a la normalidad también crece el número de fallecidos por percances viales.

Irresponsabilidad

La imprudencia tanto del peatón como del conductor causaron la mayoría de accidentes que terminaron en muertes. Otros motivos fueron la impericia al momento de manejar, obstruir la vía pública y conducir a exceso de velocidad. Solo estas causales provocaron 3,033 muertos a nivel nacional, que es el 55% de todos los casos contabilizados.

El análisis hecho también arrojó que el cierre de semana es más peligroso en las calles, bulevares y carreteras, pues sobresalió el domingo como el día más mortal, con 1,146 decesos. Por otro lado, los datos indicaron que la mayoría de víctimas fallecieron en la vía pública, es decir, en el sitio del accidente, lo mismo ocurrió con los accidentados en carretera interurbana, siendo una cuota menor en hospitales tras ser trasladados como heridos.

Relacionada: Gráficos y fotos: hay 10 cruces de la muerte en San Pedro Sula

Se identificó que el departamento de Cortés, por mucho, es donde más personas han muerto en choques viales. Se identificaron 1,340 fallecidos en choques (24% de los casos). Se puede relacionar el poco desarrollo de su red vial, escasa señalización, imprudencia de peatones y conductores.

Después está Francisco Morazán (951 casos), probablemente disparado por la capital Tegucigalpa, mientras que en tercer puesto se situó Comayagua (443), quizá por ser un conector vial en la zona centro.

Tres de los cinco municipios con la mayor cantidad de muertes por accidentes vehiculares pertenecen a Cortés: San Pedro Sula, Choloma y Villanueva. Todos sumaron casi 800 casos, el 15% de todos los reportes.

Vulnerables

La Dirección Nacional de Vialidad y Transporte (Dnvt) clasifica las víctimas en cuatro tipos: ciclistas, conductores, pasajeros y peatones. Al revisar el listado de víctimas por accidentalidad se observó que hubo una notoria incidencia de ciclistas entre los muertos, siendo la mayoría personas adultas, posiblemente porque buscan el corredor de mayor intensidad, pero Honduras no tiene una cultura de protección para los pedaleros.

También destacó la cifra de conductores, representando el grupo más afectado, particularmente los jóvenes, pudiéndose asociar que son quienes más manejan, pero también los que no tienen la mejor pericia al conducir o son imprudentes. Entre los pasajeros de nuevo sobresalieron los jóvenes como grupo más golpeado. En el caso de peatones se conoció que murieron más adultos y de la tercera edad, se presume que es porque no transitan con prudencia o en las ciudades se carece de infraestructura amigable para estos sectores.

Cultura

Elio Muñoz, dirigente del transporte público en San Pedro Sula, lamentó que la imprudencia de conductores siga arrastrando una ola de muertes. “Se carece de conciencia vial, desde el momento que tomo un timón debo de saber la responsabilidad que implica y tomar las precauciones. Nuestros jóvenes piensan que el mundo solo es de ellos y conducen a alta velocidad sin pensar que se les puede estallar una llanta u otro desperfecto mecánico, ocasionando que se estrellen contra otro carro, muro, un árbol u otro objeto, aquí Tránsito tiene poco o nada que hacer”, expuso.

El transportista prosiguió que “en nuestro país no existe una verdadera cultura vial, siento que soy un afortunado de la vieja generación y con amplia experiencia, con valores bien inculcados desde la casa, eso incluye la normativa de tránsito”. Para Muñoz, la mayor cantidad de accidentes ocurren en San Pedro Sula, Choloma y Villanueva por ser zonas industriales y donde el movimiento de personas es masivo tanto en la mañana como en la tarde-noche.

Jorge Méndez, un joven de 25 años que radica en la colonia Montefresco, de San Pedro Sula, dice ser consciente del riesgo al que se expone cada mañana que sale de su casa hacia su trabajo y reconoce sentir miedo de ser embestido por otro automotor que maneje imprudente, pues aunque quisiera un vehículo de cuatro ruedas por mayor seguridad, solo tiene capacidad económica para tener una motocicleta, vieja por cierto.

Los números son fríos y van ligados a la responsabilidad de las personas. Suele suceder que las personas se sienten capaces de controlar, pero un momento de distracción menor termina en una tragedia mayor.

Datos

1. De seis meses a tres años es el castigo por conducción temeraria, según el Código Penal. Mientras que Tránsito puede suspender la licencia de conducir de uno a seis años.

2. De 2010 A 2022 se registraron cerca de 1.2 millones de motos y más de 405,600 carros, según registros del Instituto de la Propiedad.

3. Según el tipo de vehículo, en la mayoría de hechos participaron motocicletas, al punto de casi cuadruplicar el segundo automotor (pick up).

4. El 85% de los fallecidos en accidentes vehiculares fueron hombres. Las principales víctimas fueron agricultores, jornaleros y labradores.

Las más de 3,000 cámaras que tiene instaladas el Sistema Nacional de Emergencias 911 en los departamentos de Cortés, Yoro, Francisco Morazán, Atlántida, Choluteca, Copán, Lempira y Valle, han captado más de 50,000 accidentes de tránsito suscitados desde el año 2016 hasta los primeros meses del 2022, siendo la mayoría en la ciudad de San Pedro Sula, según datos proporcionados por la estatal a este rotativo.

Las cámaras de videovigilancia han significado un rol importante para ayudar no solo a combatir la delincuencia, sino que a solucionar otros problemas como accidentes de tránsito. Estas son factor clave en las investigaciones.

Los dispositivos están colocados en puntos estratégicos para las autoridades, como ser en los semáforos, ubicados principalmente en semáforos y a lo largo de bulevares que conectan las ciudades y que es donde frecuentemente se reportan accidentes , muchos de estos con saldo de muertos.

Jefe de SIAT en Tránsito. Fotomultas, radares, y castigos más severos por ebriedad contempla la nueva Ley de Tránsito

Darwin Hernández

El subcomisario explicó que buscarán alianza con la Secretaría de Educación para que la seguridad vial forme parte del plan de estudios.

Conducir vehículos sin control costó 5,524 vidas de hondureños

Darwin Hernández, jefe de la Sección de Investigación de Accidentes de Tránsito (SIAT), manifestó que el parque vehicular de motos ha crecido, sobre todo desde la pandemia y muchos de los que trabajan como delivery fueron obligados a bajar los tiempos de entrega, lo que detonó muchos percances viales.

Refirió que la mayoría de víctimas eran jóvenes sin experiencia de manejo, sin capacidad para medir el peligro e inmadurez por impresionar a los demás.

Refrendó que la imprudencia es el principal factor y que en las carreteras interurbanas suelen ocurrir accidentes por exceso de velocidad al mirar que son zonas abiertas.

El funcionario además apuntó que los accidentes se disparan de viernes a domingo por alto consumo de alcohol y drogas.

“Tenemos una Ley de Tránsito reformada en un 95% porque la actual no obedece a la problemática. Habrá foto multas, radares fijos de velocidad, aumento de multas por manejar en ebriedad, imprudencia, regulación en venta de motos y mucho más”, subrayó Hernández.