30/05/2023
01:08 AM

El pasado...

    Para unos es verdad, para otros, no. Solo son palabras repletas de nostalgia porque hay que caminar y correr según las exigencias del tiempo y necesidades del país. Recordamos que “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Referido a la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel) y a la Empresa Nacional Portuaria (ENP), el significado exacto de la expresión viene como anillo al dedo, pues ambas empresas fueron calificadas como las joyas de la corona. Claro que a aquellas dos alhajas le han salido, a través de los años, herrumbre y óxido que han ido carcomiendo su valor.

    La Operadora Portuaria Centroamericana (OPC), concesionaria de los servicios portuarios, anunció “trancazo” en las tarifas, amparada en el contrato suscrito hace casi una década, pero que llega en uno de los peores momentos de la economía nacional que se repone demasiado lenta de la pandemia y los desastres de los fenómenos naturales. Como dicen en el pueblo, llueve sobre mojado porque la secuela del aumento llegará al mercado nacional tanto por el mayor costo de lo importado como por la pérdida de competitividad en el mercado exterior.

    “A partir del primero de enero de 2023 se aplicará el ajuste del 8.75% a las tarifas aplicables a la terminal de contenedores y carga general de Puerto Cortés”, señala el comunicado de la concesionaria que ha generado reacciones extremas y moderadas, pero todas ellas de condena, pues, incluso, desde círculos oficiales se apunta hacia el contrato, lo cual nos colocaría nuevamente en el blanco de la inseguridad jurídica por lo que es más que necesario abrir el diálogo, ahuyentar toda sombra de política y encontrar solución “amigable”.

    De hacer realidad el anuncio, un factor más empujará la inflación pues los costos mayores pasarán a la cadena de intermediarios que los traspasará al cliente final. Ahora ya sin olvidar la pandemia y la guerra el trancazo en las actividades portuarias aumentará la inflación, sinónimo de mayor pobreza.

    “Queremos ser muy claros desde la Portuaria. Este es un aumento unilateral, totalmente ilegal de parte de la OPC... Lo rechazamos, lo condenamos, no lo aceptaremos y llegaremos hasta las últimas consecuencias”. Posición firme que deberá considerar el contrato no sea que disparen y hagan sin tener asegurado el después. En muchas ocasiones desde arriba se han suscrito contratos onerosos para el país sin que organismos contralores, instituciones independientes y funcionarios hayan levantado la voz.

    Que no se envalentonen la partes, al contrario, las pérdidas son para todos, por lo que es necesario buscar, hallar y comprometerse con un acuerdo que mejore la competitividad de las instalaciones portuarias, no empuje más la inflación y beneficie las ventas en el exterior. No será como en el pasado, pero sí algo menos malo.