26/05/2024
07:35 PM

Operación de proyecto nuevo

José Azcona

Es conveniente tomar las medidas más reversibles y económicas al iniciar el proyecto.

Se puede invertir en trámites (que tienden a ser engorrosos o lentos en cualquier actividad), diseños, y estudios antes de pasar a elementos que requieran inversión más grande.

Esto nos protege de una pérdida mayor en caso de tener que desistir.

El tiempo es esencial. En esta etapa se debe proceder con toda la celeridad posible, ya que el beneficio del factor tiempo se va volviendo creciente a medida se invierte en el proyecto.

Por ejemplo, si hay cinco pasos que dar, cada uno con duración de un mes, hacerlos de forma paralela tomaría un mes (comparado a cinco meses de forma secuencial).

Como la mayoría de los pasos tienden a ser sencillos, se debe ir haciendo todos los que se pueda de forma simultánea.

El momento de tomar una acción de poco costo es inmediato, no cuando se necesita.

Muchos proyectos son detenidos por falta de previsión de acciones sencillas.

Es importante poder desistir o modificar en esta etapa.

El concepto de costo hundido se va volviendo más importante a medida se avanza.

Este es un concepto de economía que refiere a que se confunde lo que se ha dedicado a algo (tiempo, dinero, etc.) con lo que realmente vale.

Si el proyecto no es factible hay que desistir (o modificar) según análisis, y no aferrarse por inercia o vanidad.

Esto puede resultar en una perdida mayor.

Luego viene la fase de operaciones. Hay algunas consideraciones dentro para el inicio de estas.

Este debe considerar las curvas de aprendizaje y capacidades que hay en todos los rubros.

Difícilmente se puede lograr un 100% de capacidad de inicio, por lo que conviene hacerlo de forma gradual. Este inicio será su propia escuela y es importante aprender de él.