24/05/2024
06:15 AM

¡Lo fácil
es difícil!

Alejandro Espinoza

“Recordar es fácil para el que tiene memoria, olvidarse es difícil para quien tiene corazón”: Gabriel García Márquez.

Hay situaciones incómodas cuando surgen accidentes y adversidades. Si usted ha pasado un ataque verbal en pleno tránsito o en el momento de hacer fila en una institución bancaria, o le ha pasado el momento de aclarar un mal entendido o de expresarse con claridad, o cuando tiene que terminar una relación conflictiva, no dé vueltas, sencillo, vaya al grano con una palabra corta, respetuosa y sencilla, es mejor discrepar sin discutir.

El llevar con inteligencia y sabiduría en un estado de coherencia podrá reducir el estrés y conseguir más y mejores resultados. Según estudios de la psicóloga Susan Heitler Denver, autora del libro “Del conflicto a la resolución”, hay que evitar el reclamo e ir directo a la explicación y capacitación. Y Ezequías respondió: Fácil cosa es que la sombra decline diez grados; pero no que la sombra vuelva atrás diez grados. Entonces, el profeta Isaías clamó a Jehová; e hizo volver la sombra por los grados que había descendido en el reloj de Acaz, diez grados atrás”: 2 Reyes 20:10-11.

El Sr. Harold Hill, presidente de Maquinaria Curtís de Baltimore, Maryland, y consultor de la Nasa, desarrolló el programa computarizado para saber la posición del sol, la luna y los planetas en el espacio. Curiosamente, el programa se detuvo, indicando una alerta grave y de error en el cómputo del tiempo, pues al revisar se dieron cuenta de que era la falta de un día en el espacio del tiempo que ya ha transcurrido en la Tierra; ellos lo encontraron en el libro de Josué 10:12-13 y 2 Reyes 20:10-11.

Que tanto en el libro de Josué verificaron que los hechos bíblicos contabilizaban 23 horas con 20 minutos y en el libro de 2 Reyes estaban los otros 40 minutos, dando respuesta al día faltante. Por difícil que parezca en Dios tendrá siempre una respuesta.