Seúl, Corea del Sur.

Un comité disciplinario del Ministerio de Justicia de Corea del Sur decidió este miércoles suspender de empleo durante dos meses al fiscal general, Yoon Seok-youl, en una decisión sin precedentes atribuida a infracciones éticas y legales.

La suspensión de empleo es la tercera medida disciplinaria más severa en Corea del Sur (de un total de cinco) y puede ser ejecutada por el presidente por recomendación del ministro de Justicia.

Es la primera vez en la historia democrática surcoreana que un fiscal general en funciones enfrenta medias disciplinarias.

Además lea: Costa Rica autoriza vacuna de Pfizer contra el coronavirus

La titular surcoreana de Justicia, Choo Mi-ae, ha acusado a Yoon de seis infracciones éticas y legales. La ministra suspendió al fiscal general el mes pasado, pero éste regresó al trabajo tras ganar un mandato judicial contra la orden.

El comité disciplinario tomó su decisión en reconocimiento a cuatro de las seis acusaciones, incluida la vigilancia del poder judicial, interferencia en la investigación de un controvertido caso que involucra a un periodista y daño a su neutralidad política.

Yoon, que no se personó en ninguna de las dos audiencias del comité, ha negado todas las acusaciones.

El fiscal general surcoreano calificó la decisión de 'injusta e ilegal' y prometido tomar medidas legales para combatirla, según un comunicado recogido por la agencia de noticias Yonhap.

Yoon dirigió la investigación sobre una acusación de corrupción que involucraba a la Administración del presidente Moon. Sus desavenencias con Choo, a quien el jefe de Gobierno nombró para reformar la fiscalía, se acentuaron progresivamente.

Las desavenencias llevaron a Choo a solicitar sancionar a Yoon, alegando obstrucciones de las inspecciones.

El fiscal general ha presentado una demanda, argumentando que el comité, designado por Justicia, es inconstitucional.