08/05/2022
12:27 AM

Más noticias

Vídeo: Conoce la historia de la 'mujer más fea del mundo'

Lizzie Velásquez padece de una rara enfermedad. Ella nos habla de las humillaciones e insultos sufridos durante su vida.

Estados Unidos. Lizzie Velásquez, calificada como la mujer más fea del mundo, tiene 24 años y padece una extraña enfermedad. Sólo se conocen tres casos iguales en el mundo de personas que deban comer cada quince minutos para poder sobrevivir. Al día, esta joven debe ingerir alimentos hasta en sesenta ocasiones, y su cuerpo necesita entre 5.000 y 8.000 calorías para poder continuar con vida.

Su físico le ha impedido llevar una vida normal y ha decidido contarlo en una conferencia de Ted Ex Austin Women. 'Una vez en el jardín le sonreí a una niña y ella se asustó, como si hubiera visto al demonio', recordó con tristeza a la vez que contó la enorme ayuda moral que recibió de parte de sus padres.

'Ellos me decían: 'Sólo eres más pequeña que ellos, tienes un síndrome extraño, pero eso no definirá quién eres', afirma Lizzie.

Su definición como 'la mujer más fea del mundo' viene a raíz de un vídeo que grabaron sus compañeros de educación secundaria y que colgaron en internet. El sufrimiento de esta chica originaria de Texas no tardó en llegar cuando leyó comentarios como 'Lizzie, hazle un favor al mundo y pégate un tiro'. Sin embargo, con sus escasos 29 kilos de peso, nunca ha padecido depresión y agradece parte del mérito a su madre: 'Es gracias a mi madre que puedo ahora pararme sobre un escenario y decir: 'he tenido una vida difícil, pero todo está bien», sentencia.

Lizzie Velásquez recorre el mundo dando conferencias sobre su enfermedad y su vida personal y alimenticia, de la que confirma que puede comer 'porciones pequeñas de patatas fritas, dulces, chocolate, pizza, pollo, pasteles, rosquillas, helados, fideos y tartas durante todo el día' sin engordar. Además, esta universitaria ha escrito tres libros, entre ellos el bestseller 'Be beautiful, be you' (Sé guapa, sé tú misma).

La lección más importante que aprendió Lizzie y que enseña a los demás es a darse cuenta qué es lo que te define.

'Voy a dejar que mis metas y mis logros sean los que me definen, no mi apariencia ni mi enfermedad. La mejor manera en que puedo responder a esas personas que se burlaron de mi, que me llamaron fea y monstruo, es hacer de mi una mejor persona. Las usaré de escalera para llegar a mis metas', culminó.

Mira el vídeo.