20/05/2022
02:19 PM

Más noticias

'Tengo permiso para portar un arma', Trump defiende la segunda enmienda

'Si los estudiantes y los maestros hubiesen estado armados, esto no habría sucedido', dijo Trump sobre tiroteo en Oregon.

Tennesse, Estados Unidos.

La massacre en una universidad de Oregon que saldó con diez víctimas fatales y decenas de heridos el pasado viernes, reabrió el debate sobre la portación legal de armas en Estados Unidos, avalada por la segunda Enmienda de la Constitución (que establece el derecho a portar armas).

Así lo reafirmó el precandidato presidencial Donald Trump, que aseguró que el mismo cuenta con un permiso para portar armas en Nueva York, agregando que cualquier atacante quedará 'sorprendido' si va sobre él.

''Estoy muy, muy a favor de la Segunda Enmienda. Puedes imaginar que con Trump, alguien dice, 'Ohh, no está ninguno de esos monstruos alrededor, es un blanco fácil y entonces... pu-ching!''', dijo el magnate entre risas y aplausos. 'Se trata de defensa propia, así de sencillo', agregó durante un evento de campaña en Nashville, Tennesse.

El precandidato criticó las 'zonas libres de armas', señalando que los tiroteos de Oregon pudieron ser limitados si los maestros o los estudiantes hubieran estado armados. Dijo que un mejor cuidado de salud mental ayudaría a prevenir incidentes futuros.

También se refirió a los problemas mentales que probablemente afrontaba el atacante Chris Harper. 'Muchos estados y ciudades están cerrando sus instituciones de salud mental debido a la falta de fondos', comentó. 'Debemos dar una mirada más atenta a la salud mental'.

Aunque Trump advirtió que 'sin importar lo que hagas, siempre habrá problemas', argumentó que no tiene sentido limitar el acceso a armas de fuego. 'Si no son las armas', dijo Trump durante su discurso de una hora', 'entonces es la gente, esa gente enferma'.

Lea más: 'Friends of Abe', el misterioso grupo detrás de Donald Trump

Además: 'Valgo más que eso', el 'pleito' de Trump con Forbes

El magnate criticó al presidente Barack Obama al asegurar que sus comentarios sobre los tiroteos fueron 'divisorios'.