Perth. El robot submarino enviado para sondear el lecho del océano Índico en busca de los restos del Boeing 777 de Malaysia Airlines examinó infructuosamente los dos tercios de la superficie delimitada, indicaron ayer las autoridades australianas.

“Bluefin-21 registró aproximadamente dos tercios de la superficie de la zona delimitada”, indicó el Centro Conjunto de Coordinación de las Agencias (JACC), encargado de organizar la búsqueda del vuelo MH370 que desapareció el 8 de marzo con 239 personas a bordo. “Por ahora no se ha encontrado nada”, precisó. El robot “barre” una zona restringida, delimitada gracias a la detección de señales compatibles con las emitidas por las baterías de la caja negra. La zona se sitúa a unos 1,700 km al noroeste de Perth, la gran ciudad de la costa occidental australiana.

Estas señales fueron captadas hace varios días, por satélites y barcos de operaciones de búsqueda, antes de que llegase el plazo de expiración de las baterías de las cajas negras. AFP