Más noticias

Reino Unido defiende su posición en la crisis de los submarinos

Francia llamó el viernes a consultas a sus embajadores en Estados Unidos y Australia, una decisión sin precedentes entre aliados tras la decisión de Canberra de anular el contrato.

Londres, Reino Unido.

La nueva ministra británica de Exteriores, Liz Truss, defendió la posición de Londres en el acuerdo de defensa con Estados Unidos y Australia, que provocó la cólera de Francia tras la anulación por parte de Canberra de un contrato de submarinos.

Este acuerdo muestra la preparación del Reino Unido en “demostrar firmeza en la defensa de nuestros intereses” y “nuestro compromiso para la seguridad y la estabilidad de la región indo-pacífica” escribe Truss en una tribuna publicada este domingo por el Telegraph.

Estados Unidos, Australia y el Reino Unido anunciaron el miércoles una asociación estratégica para contrarrestar a China, llamada AUKUS, que incluye el suministro de submarinos estadounidenses de propulsión nuclear a Canberra, lo que dejó fuera de juego a los franceses.

Francia está furiosa por la decisión de Australia de retirarse de un acuerdo de 90,000 millones de dólares australianos (65.000 millones de dólares, 56,000 millones de euros) de compra de submarinos franceses en favor de buques estadounidenses.

El gobierno francés llamó a consultas a sus embajadores en Canberra y Washington, y acusó a Australia y a Estados Unidos de mentir sobre la ruptura del contrato, al tiempo que habló de “grave crisis” entre aliados.

París ha considerado inútil en cambio llamar a consultas a su embajadora en Londres, e ironizó a través de su ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, sobre el “permanente oportunismo” del Reino Unido, calificando a este país de “quinta rueda del coche”.

En su tribuna, la ministra británica no alude a las tensiones con Francia, pero destaca el eslogan “Global Britain” sobre el lugar del Reino Unido posbrexit en el mundo, que tanto afecciona el primer ministro Boris Johnson.