08/02/2023
10:59 AM

Más noticias

El presidente de Sudáfrica encara un futuro incierto

  • 02 diciembre 2022 / 11:12 AM /

Los pesos pesados del partido de Nelson Mandela, lastrado por la corrupción y las divisiones internas, se reunieron hoy en Johannesburgo para discutir sobre el futuro de su presidente.

Johannesburgo, Sudáfrica.

El futuro político del presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, se tambalea, tras un escándalo sobre un robo en una de sus propiedades donde se encontraron fajos de billetes escondidos en un sofá.

Los pesos pesados del partido de Nelson Mandela, lastrado por la corrupción y las divisiones internas, se reunieron hoy en Johannesburgo para discutir sobre el futuro de su presidente. Mayoritaria en el Parlamento desde 1994, la formación ANC (Congreso Nacional Africano) escoge al jefe de Estado desde el fin del apartheid y la instauración de la democracia.

El secretario general de la formación, Paul Mashatile, dijo que el partido quería examinar los hechos de manera más cuidadosa antes de reunirse de nuevo. “Los debates son duros, pero [Rampahosa] saldrá ileso”, examinó un alto cargo del partido bajo condición de anonimato. “El ambiente sigue siendo urgente”, confió por su parte un partidario del presidente.

También: Bad Bunny en Guatemala: “En Honduras me mintieron”.

El portavoz del presidente advirtió hoy que Ramaphosa iba a hacer un anuncio “inminente”, aunque insistió en que la situación era demasiado grave para tomar decisiones “precipitadas”.

Ramaphosa, de 70 años, estuvo todo el jueves consultando a los dirigentes del partido. En la mañana, personas “cercanas” al mandatario dijeron a la prensa local que no lucharía para permanecer en su cargo. Pero por la noche, los rumores de su retirada se apaciguaron después de que una parte de la formación y del sector empresarial saliera a defenderlo.

“Las personas que deciden al frente del ANC no quieren que se vaya”, resumió a la AFP un dirigente del partido, bajo anonimato.

Además: Twitter suspende a Kanye West por alabar a Hitler.

Ayer viernes, incluso el jefe de la Iglesia anglicana salió en su favor.

“Nadie debería estar por encima de la ley, pero hacer un juicio definitivo de una persona basándose en lo que, de hecho, es una comisión de investigación preliminar, que no ha hecho una determinación final de los hechos, podría llevar a la anarquía”, dijo monseñor Thabo Makgoba, sucesor de Desmond Tutu.

- Billetes en las almohadas -

A principios de semana, todo parecía ir bien para el presidente de la primera potencia industrial de África. Dos semanas antes de un congreso crucial del ANC, Ramaphosa era el favorito para obtener la confianza en vistas a un segundo mandato en 2024, siempre y cuando el partido ganara las elecciones.

Pero el miércoles, una comisión parlamentaria publicó un informe sobre el escándalo de Phala Phala, según el nombre de una hacienda propiedad del presidente, donde cría ganado, su segunda gran pasión después de la política.

Ramaphosa “pudo cometer” “violaciones y faltas” en el marco de un robo en 2020 en esta granja, tras el cual se descubrió que había 580.000 dólares en fajos escondidos bajo las almohadas de un sofá, en una “habitación de invitados poco utilizada”, según el informe.

El escándalo estalló en junio cuando un antiguo responsable del servicio de inteligencia, cercano a los detractores de Ramaphosa en el ANC, presentó una demanda. Según él, unos ladrones irrumpieron en la granja, lo que sacó a la luz el dinero escondido en los muebles, pero el presidente no señaló el incidente ni a la policía ni al fisco.

Ramaphosa siempre ha negado los hechos, alegando que el dinero en efectivo procedía de la venta legítima de los animales de su hacienda.

El presidente podría ser objeto de un proceso de destitución. El Parlamento se reúne el martes para votar o no si activa este proceso.

Varios miembros influyentes del ANC ya se han posicionado a favor del mandatario.

“Iremos al Parlamento el martes, rechazaremos este informe y la vida seguirá como antes”, aseguró el diputado Mathole Motshekga, un abierto partidario de Ramaphosa.