09/08/2022
05:40 PM

Más noticias

Panamá papers: Así esconden sus riquezas los ricos y poderosos

Una investigación periodística compromete a varios presidentes y reconocidos personajes señalados por evasión fiscal.

Ciudad de Panamá.

El escándalo desatado por la investigación denominada los 'Papeles de Panamá', dejó en evidencia a cientos de políticos, deportistas o millonarios de todo el mundo que se encuentran este lunes en el punto de mira tras la histórica filtración de millones de documentos.

La investigación de más de un centenar de medios reveló el domingo que 140 responsables políticos o personalidades de primer plano a escala mundial habían colocado dinero en paraísos fiscales.

Estos 11,5 millones de documentos fueron obtenidos a partir de una fuente anónima por el diario alemán Sueddeutsche Zeitung, que los compartió con medios de todo el mundo y con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Todos los documentos proceden del despacho de abogados panameño Mossack Fonseca, con oficinas en 35 países, especializado en crear empresas y sociedades y cubren un periodo de unos 40 años. La firma panameña asegura que siempre cumplió con los protocolos internacionales para asegurarse de que las compañías que incorpora no sean usadas para evadir impuestos, blanquear dinero, financiar terrorismo u otros propósitos ilegales.

Lea más: Panamá investiga red mundial de corrupción

En los documentos salen citadas cerca de 214.000 empresas en paraísos fiscales.

A continuación algunas de las medidas que utilizan los millonarios para realizar transacciones ilegales.

1

Empresas fantasma

Las denominadas compañías de maletín o pantalla tienen la apariencia externa de un negocio legítimo. Pero son sólo una fachada, cuyo único propósito es manejar su propio capital, escondiendo quién es el dueño de los fondos.

Su directiva suele estar conformada por abogados, contadores e incluso empleados de limpieza. El equipo sólo presta su firma y permite que sus nombres aparezcan los encabezados de los documentos.

Cuando las autoridades intentan saber quién es realmente es el propietario de los fondos y quién los controla, la respuesta más común es que la directiva de la compañía lo hace.

Pero no es más que una maniobra de encubrimiento. Alguien le paga a la firma para que oculte el dinero de la mirada de las autoridades o, en algunos casos, de sus exesposas.

2

Sociedades 'offshore'

Estas empresas se registran en territorios donde no desarrollan ninguna actividad económica. Suelen encontrarse en países conformados por pequeñas islas y que permiten el secreto bancario y cobran impuestos muy bajos o nulos sobre las transacciones financieras.

Hay muchas de estas naciones en el mundo, como las Islas Vírgenes británicas, Macao, las Bahamas y Panamá.

En estos países la mayoría de los servicios financieros son perfectamente legales. Pero es, en particular, el secretismo lo que los vuelve atractivos para los evasores fiscales y los delincuentes del resto del mundo, especialmente si los reguladores son débiles o hacen la vista gorda.

3

Lavado o blanqueo de dinero

Esta operación consiste en 'limpiar' dinero sucio de modo que pueda ser usado sin despertar sospechas.

Los narcos, estafadores o políticos corruptos tienen mucho efectivo y ninguna manera de gastarlo o esconderlo (para tiempos de necesidad) sin despertar sospechas.

Por eso, el dinero debe ser lavado para poder ser enviado a una firma dudosa en un centro financiero offshore o bien ser convertido en bonos al portador, propiedad de una empresa fantasma sobre la que nadie sabe.

Foto: La Prensa