Seúl, Corea del Sur

La población más vulnerable de Corea del Norte está “en riesgo de hambruna” ante el deterioro económico por el bloqueo que impuso el país contra el coronavirus y las sanciones internacionales por su programa nuclear, advirtió este miércoles el informe de un especialista de la ONU.

La empobrecida nación impuso un rígido bloqueo a inicios del año pasado para protegerse de la pandemia, lo que debilitó su economía y redujo al mínimo su comercio con China, su aliado más importante.

La televisora estatal KCTV admitió en junio que Corea del Norte enfrentaba una “crisis alimentaria”, con un moribundo sector agrícola que lucha por alimentar a la población.

Ese mismo mes, el gobernante Kim Jong Un dijo que la situación alimentaria “se está volviendo tensa”.

Los norcoreanos “luchan a diario (...) para llevar una vida con dignidad”, y el agravamiento de la situación humanitaria podría “convertirse en una crisis”, dijo en su último informe Tomas Ojea Quintana, relator especial de la ONU sobre derechos humanos.

Pyongyang enfrenta múltiples sanciones internacionales por sus programas nuclear y balístico, que han avanzado rápidamente bajo el gobierno de Kim.

Quintana señaló que tales restricciones deben ser aliviadas para proteger a los más vulnerables del país ante la severa escasez alimentaria.

“Los niños y ancianos más vulnerables están en riesgo de una hambruna”, agregó.

“Las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU deben ser revisadas y aliviadas cuando sea necesario para facilitar la entrega de asistencia humanitaria”, indicó el informe.

El documento se conoció tres meses después de que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) dijo que Corea del Norte enfrenta una carencia de alrededor de 860.000 toneladas de alimento este año.

Pyongyang abandonó las conversaciones sobre su programa nuclear desde el colapso de la segunda cumbre entre Kim y el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, en Hanoi, Vietnam, en 2019.

Bajo el actual presidente Joe Biden, Washington ha declarado su disposición de reunirse con representantes norcoreanos, al tiempo que insiste en buscar la desnuclearización.

Pero esta semana, Kim culpó a Washington de las tensas relaciones y sostuvo que las armas nucleares son defensivas, no dirigidas a algún país en particular.