30/11/2022
12:27 AM

Más noticias

Nueva York comienza a levantar dos enormes carpas por oleada de inmigrantes

Las autoridades de Nueva York alojarán a los miles de migrantes enviados desde Texas en autobuses en dos gigantescas carpas.

Nueva York, Estados Unidos.

La ciudad de Nueva York comenzó la construcción de las primeras carpas de un centro de ayuda humanitaria para dar alojamiento a los inmigrantes que desde hace varios meses están siendo enviados en masa desde el estado de Texas y que han saturado los servicios de acogida de la metrópoli.

Varias decenas de trabajadores, en su mayoría latinoamericanos, se afanaban este martes en el montaje del esqueleto de dos enormes tiendas, entre grúas, vehículos de carga y camiones que transportaban equipos para instalar baños portátiles.

Este centro, ubicado en la playa de Orchard, en el distrito neoyorquino de El Bronx, acogerá únicamente a solteros recién llegados, en principio por un periodo máximo de cuatro días, mientras encuentran otro lugar con familiares o amigos, o son referidos a un albergue, según anunció la semana pasada el alcalde Eric Adams, que también adelantó la construcción de instalaciones similares para familias.

Las tiendas están siendo construidas en el Bronx para atender el flujo de migrantes enviados desde Texas a Nueva York.

Estas instalaciones serán el nuevo punto de llegada de los inmigrantes, que hasta ahora eran recibidos en la estación de autobuses de Port Authority, y se les dará, además de alojamiento, comida, atención médica e información sobre los servicios que ofrece la ciudad.

Al lugar, ubicado en el parque de Pelham y conectado a la ciudad por una línea de autobús, han acudido varios vecinos curiosos, y tres de ellos, consultados por Efe, mostraron su rechazo al proyecto, que hoy será tratado en una reunión de vecinos de la zona.

“La ciudad no tiene la capacidad para procesar todo esto tan rápido”, aseguró el puertorriqueño Mike Ruiz, un jubilado que considera que la repentina llegada de tantos inmigrantes va a colapsar los servicios del barrio.

Por su parte, Rick Patterson, un bombero retirado, opina que Nueva York no debe dar albergue a los indocumentados y acusó a las autoridades locales de traficar con personas

“Fuera de El Bronx hay espacio suficiente para llevar a esta gente” insistió Ruiz.

Organizaciones civiles también han criticado la ubicación del centro de acogida, pero porque consideran que es una zona aislada expuesta a las bajas temperaturas.

Según datos oficiales, el número de inmigrantes llegados a Nueva York en los últimos meses supera ya las 13.600 personas, en su mayoría de origen venezolano, lo que ha generado necesidades de cobijo, escolarización, comida y ropa.

Vea: El poderoso huracán Ian se fortalece en su ruta hacia Florida

Más de 8.500 han sido alojados en albergues, que se han quedado sin capacidad, provocando en ocasiones situaciones de tensión, y las autoridades se han visto obligadas a utilizar varios hoteles como centros de acogida temporal.

La ciudad tiene también por delante el reto de escolarizar a 3.200 niños llegados de Sur y Centroamérica dentro de la oleada migratoria de los últimos meses tras la campaña del gobernador de Texas, Greg Abbott, que saca a los inmigrantes de las fronteras en autobuses y los envía a ciudades que él llama “progresistas”.

Nueva York, como ciudad santuario, tiene la obligación de acoger a los inmigrantes y no entregarlos a las autoridades federales para su eventual deportación. EFE