El ambicioso proyecto financiado por Bill Gates: tapar el sol para enfriar el planeta

Algunos proyectos de esta envergadura se han detenido por los peligros que implican a largo plazo.

Bill Gates, fundador de la empresa tecnológica Microsoft. Foto AFP
Bill Gates, fundador de la empresa tecnológica Microsoft. Foto AFP

Washington, Estados Unidos

El multimillonario empresario estadounidense de la tecnología, Bill Gates, está financiando un ambicioso proyecto de geoingeniería lanzado por científicos de la Universidad de Harvard encaminado a lanzar a la atmósfera toneladas de polvo de carbonato de calcio no tóxico, para disminuir la cantidad de luz solar y así contrarrestar los efectos del calentamiento global.

Diversos estudios relacionados con proyectos de geoingeniería solar se han estancado en los últimos años, debido a la críticas sobre los peligros impredecibles que podrían acarrear al ser aplicados a tal magnitud.

Sin embargo, ante el riesgo que supone el cambio climático, el Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica (SCoPEx) planea seguir estudiando la viabilidad de rociar polvo de carbonato de calcio (CaCO 3) en la atmósfera por medio de globos.

LEA: Un hombre se pasa tres meses escondido en un aeropuerto por miedo al covid-19

El intrigante y prometedor proyecto, financiado y acompañado por el fundador de Microsoft, está desarrollando la tecnología que potencialmente reflejaría la luz del sol fuera del planeta y de esta manera enfriarlo.

En el mes de junio de este año se prevé que SCoPEx envíe un globo, con objetivos científicos, a 20 km de altura cerca de la ciudad de Kiruna (Suecia), para experimentar la capacidad de maniobra de los equipos que serán utilizados. Si se tiene éxito en las pruebas, el proyecto pasaría a una segunda etapa liberando una pequeña cantidad del compuesto.

Existen críticos de este tipo de propuestas científicas que afirman que esto provocaría cambios extremos en los patrones climáticos, además de que sería un argumento para alentar la emisión desproporcionada de gases contaminantes a la atmósfera.

El profesor de física aplicada de la Universidad de Harvard, David Keith, ha puesto en discusión el tema y sostiene que existen "muchas preocupaciones reales" de la geoingeniería ya que nadie sabe lo que podría pasar hasta que se libere el CaCO 3 y se estudien sus efectos, que podrían ser buenos o malos para la Tierra.

La Prensa