Ciudad Real, España

Un jurado popular en España dictó sentencia contra Carlos Andrés Bustamante de nacionalidad colombiana, por haberle causado la muerte a su pareja sentimental Nancy Paola Reyes, de 29 años.

El jurado del caso Nancy Reyes ha considerado a C.A.B.C. culpable de los delitos de asesinato alevoso, delito de aborto y profanación de cadáveres al haber dado muerte y descuartizar a su pareja, en agosto del 2020 en Santander, cuando esta estaba embarazada de 16 semanas.

<b>Carlos Andrés Bustamante</b> .

Los miembros del tribunal del jurado recibieron este lunes el objeto del veredicto y tras deliberar durante toda esa tarde, ayer martes y parte de este miércoles han emitido un dictamen de culpabilidad por unanimidad.

Culpable de los delitos de asesinato con alevosía, aborto y profanación de cadáveres. Es el veredicto que ha tomado por unanimidad el jurado popular que ha seguido el juicio contra Carlos Andrés Bustamante por la muerte y descuartizamiento de Nancy Paola Reyes, ambos afincados en Ciudad Real por unos hechos que ocurrieron en Santander en agosto de 2020.

El jurado ha considerado probada su culpabilidad, entre otras cosas, por el posicionamiento del móvil el día de los hechos, como detectaron las antenas de telefonía, por la huella que se encontró en el envoltorio de la piqueta con la que descuartizó a la joven o por los viajes que realizó con un carro de la compra hasta una zona agreste de Santander para deshacerse de sus restos.

El fiscal, Jesús Gil, que en su escrito de conclusiones provisionales había solicitado las penas máximas de 25 años por asesinato con alevosía, ocho años por aborto y cinco meses por profanación del cadáver, en total, 33 años y 5 meses de cárcel para el acusado, ha mantenido esta petición.

Por su parte el abogado defensor de Carlos Andrés Bustamante, que ha venido manteniendo su defensa al considerar que no participó en los hechos, ha anunciado que, presentará un recurso de apelación.

La muerte de Nancy Paola Reyes conllevó la pérdida del feto y acto seguido, y tras colocar en el suelo de la cocina varias sábanas y un edredón, con una piqueta de cortar carne de grandes dimensiones que días atrás el acusado había adquirido en un bazar, «faltando el respeto debido» a la memoria de su pareja y al hijo que habían concebido, a los que acababa de matar, «descuartizó milimétricamente» con gran precisión en múltiples partes su cadáver, metiéndolo en varias bolsas de basura.

Nancy Paola tenía 29 años de edad y vivía en Ciudad Real, al sur de Madrid, desde julio de 2018. Migró a España para evitar los riesgos que implica cruzar las fronteras de México y Estados Unidos.

Su meta era trabajar y darle una buena vida a sus dos hijas de 7 y 4 años, quienes quedaron bajo el resguardo de sus abuelos.