13/08/2022
08:51 AM

Más noticias

Megateo, el capo que pagaba millones por niñas vírgenes

Policías infiltrados revelaron que el capo 'era adicto a las mujeres, especialmente a las niñas entre 12 y 15 años, por las que pagaba millones'.

Bogotá, Colombia.

La muerte del capo del narcotráfico y líder guerrillero Víctor Ramón Navarro Serrano, alias 'Megateo', en una operación militar puso fin a un reinado del terror de más de una década en la región del Catatumbo, lindante con Venezuela.

Navarro estaba vinculado a la guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL), nacida a final de los años 60 bajo la bandera del maoísmo y que se desmovilizó en el año 1991, cuando 'Megateo' era solo un joven de quince años.

Progresivamente fue ascendiendo en un reducto del EPL que no depuso las armas hasta convertirse en el líder del frente Libardo Mora Toro, que opera en el Catatumbo, donde se hizo fuerte e impuso su ley mediante el control de la producción de la cocaína.

Tras haber sido blanco de numerosas operaciones y rodeado de leyenda por su facilidad para escapar de las fuerzas del orden, 'Megateo' murió el pasado viernes en un ataque de la Policía y las Fuerzas Armadas que incluyó un contundente bombardeo contra una de sus bases, en el departamento Norte de Santander.

Foto: La Prensa

Megateo sembraba el terror en el norte de Colombia. Estados Unidos ofrecía 5 millones de dólares de recompensa por su captura.

El poder que el capo de 39 años, consolidó mediante alianzas con las FARC, el ELN y las bandas criminales, y los asesinatos de policías, militares y agentes del antiguo DAS, lo convirtió en el objetivo número uno de la Fuerza Pública, por encima del también capo ‘Otoniel’, jefe del ‘clan Úsuga’.

El general Rodolfo Palomino, director de la Policía, dice que para él la cacería de ‘Megateo’ era una cuestión de honor. 'Yo mismo tuve que ir al Catatumbo a recoger los cuerpos de mis policías asesinados', dijo al diario colombiano El Tiempo.

'Paga a campesinos por la virginidad de sus hijas'

‘Megateo’ acostumbraba pagar millones por información de movimiento de tropas en las cercanías a su refugio en Catatumbo en el que creía que la Fuerza Pública lanzaría operaciones para capturarlo. Pero el destino de ‘Megateo’ estaba trazado. Por dos años, siete policías que se infiltraron en su organización, calificados como el 'Dream Team' de las Fuerzas Armadas, habían logrado conocer en detalle al capo, sus gustos, costumbres y su rutina.

'Sabían que lo obsesionaba el oro. Usaba hasta cuatro anillos, con diamantes y cadenas. También, que era adicto al licor y a las mujeres, especialmente niñas de entre 12 y 15 años. Como si se trataran de mercancía, pagaba 20 millones de pesos a campesinos por la virginidad de sus hijas.

Lea más: Militares colombianos abaten al peligroso capo 'Megateo'

Además: Confisca bienes de 'Megateo', uno de los narcos más buscados

Alardeaba de que podía tener a la mujer que quisiera, y a las que entraban en su red les pagaba cirugías estéticas, y el narco les tatuaba su rostro en las piernas', recopiló el diario colombiano.

Así, el pasado jueves por la noche las fuerzas de seguridad colombianas estaban listos para el asalto. Esos fueron los últimos minutos del narco por cuya cabeza EUA ofrecía 5 millones de dólares. El enfrentamiento y la explosión del lugar acabó con el mito del capo que se paseó por el Catatumbo como si fuera su casa.