Caracas, Venezuela.

La tensión aumenta en Venezuela tras el desafío abierto del líder opositor, Leopoldo López, al mandatario socialista, Nicolás Maduro, que ordenó ayer su captura.

López, enemigo acérrimo de Maduro, fue liberado el pasado martes por el jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente legítimo de Venezuela. Juntos lideraron un alzamiento militar fallido para derrocar a Maduro, que juró los haría pagar “con cárcel” por el intento de golpe.

Su amenaza marcha en curso luego de que el Tribunal Supremo de Justicia del régimen chavista girara ayer una orden de detención contra López, refugiado en la residencia del embajador español en la capital venezolana.

Resguardo. López y su familia están protegidos por España.
El líder opositor no se amedrentó y convocó a una conferencia de prensa en la sede diplomática donde declaró que “ no le tiene miedo a la dictadura” y que vendrán nuevos alzamientos en las próximas semanas para sacar a Maduro del poder de una vez por todas.

Créanme algo: la fisura que se abrió el día 30 de abril es una fisura que se va a convertir en una grieta, y esa grieta va a terminar rompiendo el dique”, dijo antes de augurar un cambio de gobierno en las próximas semanas.

En este sentido, dijo que el último mes sostuvo reuniones en su domicilio “con comandantes, con generales (y) con representantes de distintos componentes” de la Fuerza Armada.

Yo les puedo decir que lo que comenzó el 30 de abril es un proceso que es irreversible”, insistió. “Nos hemos preparado para esto, esto no es improvisado”, dijo en referencia a los planes de la oposición para derrocar a Maduro, y que le costaron una nueva orden de captura que fue emitida por un tribunal de Caracas esta misma jornada.

Con todo, dijo no tener miedo a la cárcel, si bien tampoco espera regresar a estar en confinamiento. “Yo no quiero volver a la cárcel, la cárcel es un infierno, pero también tengo muy claro que yo no le tengo miedo a la cárcel, no le tengo miedo a la cárcel como no le tengo miedo a Maduro, como no le tengo miedo a la dictadura, como no le tengo miedo a ninguna de las armas represivas que tiene hoy Maduro a la disposición”, dijo.

López burló el martes la condena de casi 14 años de prisión que cumplía en su domicilio acusado de los hechos violentos durante las protestas antigubernamentales de 2014.

3 claves de la crisis:

1

militares arrepentidos

El enviado de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, reveló que los altos mandos chavistas que negociaban la salida de Maduro con la oposición venezolana se arrepintieron a último momento.

2

Sanciones de trump

El pasado 28 de abril entraron en vigor sanciones estadounidenses que prohíben a la Comunidad Internacional compra de crudo a PDVSA, con el fin de asfixiar económicamente al régimen de Maduro.

3

juramentación de guaidó

Luego de que el Congreso desconociera el segundo mandato de Maduro, el líder opositor Juan Guaidó se proclamó presidente obteniendo el reconocimiento de más de 50 países.

España advierte. El Ejecutivo español advirtió ayer a Maduro que no entregará a las autoridades venezolanas a Leopoldo pese a la orden de captura en su contra.

El gobierno de España “en ningún caso contempla la entrega de Leopoldo López a las autoridades venezolanas ni su desalojo de la Residencia del Embajador”, afirmó en un comunicado el Ministerio de Exteriores.

En el texto, el ejecutivo del socialista Pedro Sánchez, que a principios de febrero reconoció al opositor Juan Guaidó como presidente interino, recuerda también la “inmunidad e inviolabilidad” de la que gozan tanto la embajada como la residencia oficial del embajador.

El mandatario socialista pidió a las Fuerzas Armadas mantener su lealtad a su gobierno.
Por su parte, Nicolás Maduro exhibió ayer el respaldo del brazo militar en el Fuerte Tiuna, en Caracas, donde lideró un desfile junto a 4,500 miembros del Ejército venezolano y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino. “ Venimos a ratificar nuestra lealtad (...) al mando supremo de la Fuerza Armada que es el único presidente, el presidente Nicolás Maduro”, dijo Padrino.

El jefe de las Fuerzas Armadas, a quien Washington ha ofrecido levantar sanciones para que rompa con Maduro y le dio un ultimátum, denunció que pretenden comprar a los uniformados como si fuesen “mercenarios”, y rechazó los intentos de la oposición para quebrar a los militares, a los que Maduro ha otorgado amplio poder.

Represión. El miércoles, en el marco de concentraciones de miles de opositores, Guaidó previó que tras la insurrección militar “el régimen va a tratar de acentuar la represión” y perseguirlo, e insistió en que seguirá en las calles e impulsará una “huelga general”.

Dos manifestantes opositores heridos de bala el martes y el miércoles murieron ayer, con lo que subió a cuatro la cifra de fallecidos esta semana en protestas contra Maduro y en respaldo a la sublevación.

La oficialista Asamblea Constituyente ya despojó a Guaidó de su inmunidad como jefe parlamentario y autorizó enjuiciarlo por “usurpar” las funciones de Maduro, pero la Casa Blanca advierte que detenerlo sería el “último error de la dictadura”.

Por su parte, el gobierno de Donald Trump reitera continuamente que “una acción militar es posible” en Venezuela, lo que genera tensiones con Rusia que denuncia una “influencia destructiva” de la Casa Blanca.

Trump exigió ayer el fin de la “represión brutal” en Venezuela. En tanto, el jefe de la diplomacia estadounindense, Mike Pompeo, discutirá la próxima semana la situación en Venezuela con su homólogo de Rusia, Sergei Lavrov.

- Enfrentamientos en embajada en EEUU -

Caracas. El gobierno venezolano exigió ayer a Estados Unidos que proteja su embajada en Washington, tras un incidente entre opositores venezolanos y activistas de izquierda que mantienen tomada la sede diplomática. “Exigimos al Departamento de Estado de EEUU cumplir con su obligación como signatarios de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y proteger el edificio de la antigua embajada de Venezuela en Washington, tal como nuestro gobierno protege sus instalaciones en Caracas”, dijo Arreaza en Twitter.

La policía arrestó ayer a tres personas cuando un grupo de venezolanos atacó a individuos que querían introducir comida en el edificio de la embajada venezolana ubicada en el acomodado barrio de Georgetown, en Washington D.C.

Choques. La policía estadounidense arrestó a varios activistas venezolanos por caos frente a embajada venezolana. AFP
Los activistas que apoyan a Maduro han impedido la entrada de la delegación de Guaidó en el edificio en Washington desde hace más de dos semanas.

Ayer, Carlos Vecchio, representante de Juan Guaidó en EEUU, se plantó en los escalones de la embajada y, a través de un megáfono, declaró su intención de “recuperarla” para el gobierno interino que cuenta con el apoyo y reconocimiento de EEUU y de más de 50 países.

La embajada se ha convertido en un símbolo de la lucha de poder dentro de Venezuela, donde Guaidó y el gobernante Nicolás Maduro reclaman la jefatura del Estado.

Maduro anunció el pasado 23 de enero la ruptura de relaciones con Estados Unidos, luego de que Donald Trump reconociera al jefe del Parlamento como presidente interino.

- “Isis opera en Venezuela”: Tarré -

Washington. El representante permanente de Venezuela ante la OEA, Gustavo Tarré, designado por el líder opositor Juan Guaidó, denunció ayer que Hezbolá y el grupo Estado Islámico (Isis) operan en territorio venezolano, señalando que el país se ha vuelto “un centro importante del terrorismo mundial”.

Tarré destacó la injerencia de Cuba, Rusia e Irán, todos aliados de Maduro en Venezuela.
Conocemos la existencia de centros de entrenamiento y de suministro de identidad a terroristas de Hezbolá y del Estado Islámico, que han hecho de Venezuela un centro importante del terrorismo mundial”, afirmó.

Dos semanas después de que Juan Guaidó se proclamara presidente interino de Venezuela, el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que Hezbolá estaba activo en el país caribeño.