14/05/2022
11:15 PM

Más noticias

Johnson confirma que se eliminarán los test de covid para viajeros vacunados

Johnson también recomendó a la ciudadanía mantenerse “cautelosa” pese a que “las cifras (de contagios) ya están mejorando”.

Londres, Inglaterra.

El primer ministro británico, Boris Johnson, confirmó este lunes que su Gobierno eliminará los test de coronavirus a aquellos viajeros que lleguen a Inglaterra y cuenten con la pauta completa de vacunación.

El dirigente conservador no precisó a partir de qué fecha comenzará a aplicarse este cambio en las actuales normas para los viajes internacionales, si bien se cree que podría ocurrir antes de las próximas vacaciones escolares en este país a finales de febrero.

Puede leer: Matan a periodista mexicana en Tijuana, la tercera asesinada en enero

“Lo que estamos haciendo con los viajes, para demostrar que este país está abierto a los negocios, a los viajeros.. veremos cambios para que aquellas personas que lleguen ya no tengan que hacerse test si están vacunadas, si ya tienen la pauta completa”, reveló hoy Johnson en el marco de una visita a un hospital de un barrio de Londres.

Actualmente, las personas que ya están vacunadas han de encargar a una compañía privada un test de covid-19 -que pueden ser de antígenos, mucho más baratos de las PCR- al que esos viajeros deben someterse a los dos días de su llegada al país.

En el caso de los viajeros que no están vacunados de coronavirus, estos deben hacerse una prueba antes de salir de su país de procedencia y dos PCR a su llegada a Inglaterra -tomadas el segundo y el octavo día tras su llegada-.

También: Arrestan a dos hombres que escondían droga bajo sus mascarillas anti-covid

Escocia, Gales e Irlanda del Norte ha seguido previamente el ejemplo de Inglaterra en lo tocante a la normativa de covid-19 si bien dependerá de sus gobiernos hacer ajustes en los requisitos de viajes.

Johnson también recomendó a la ciudadanía mantenerse “cautelosa” pese a que “las cifras (de contagios) ya están mejorando”.

La medida supone un fuerte impulso para las compañías de viajes, que llevan tiempo haciendo presión al Gobierno para que elimine esas requisitos.