Río de Janeiro, Brasil.

El sindicato de trabajadores aeroportuarios decretó una huelga parcial de 24 horas en los tres aeropuertos de Río de Janeiro para hoy jueves, día de la apertura del Mundial 2014 en Brasil, informó en su sitio web.

El 80% de los trabajadores no paralizará sus actividades, precisó el portal de informaciones G1 de Globo.

La huelga abarca a los trabajadores aeroportuarios no embarcados en los aeropuertos Galeao (internacional), Santos Dumont (local) y Jacarepaguá, precisó el sindicato.

“También somos brasileños e hinchamos por Brasil para que conquiste el hexacampeonato”, dijeron los trabajadores en un comunicado.

El sindicato (Simarj) reclama varios aumentos y un bono por el trabajo durante la Copa del Mundo, entre otras reivindicaciones.

La Copa del Mundo comienza hoy en Sao Paulo con un partido entre Brasil y Croacia en el estadio Arena Corinthians.

El primer encuentro en Río de Janeiro tendrá lugar el domingo (Argentina-Bosnia Herzegovina), pero ya hay miles de turistas brasileños y extranjeros llegando a la ciudad más turística del país.

La Agencia Nacional de Aviación Civil confirmó la huelga en un comunicado enviado a la AFP; dijo que evalúa “eventuales impactos en las operaciones” y que hay “planes de contingencia elaborados para el período de la Copa”.

Problemas en Fortaleza

Los agentes de circulación de Fortaleza, una de las 12 sedes del Mundial de fútbol 2014, tendrán una huelga durante los días en que haya partidos en esa ciudad, informaron ayer fuentes sindicales.

Según el Sindicato de los Servidores y Empleados Públicos Municipales Fortaleza (Sindifort), un 30% de los 380 agentes de circulación de Fortaleza, capital de Ceará, prestarán servicio durante los días de paralización, previsto para el 14, 17, 21, 24 y 29 de junio y el 4 de julio.

Normalidad

Los trabajadores del metro de Sao Paulo desistieron ayer de retomar hoy la huelga, por lo que los aficionados podrán llegar sin problema al estadio Arena Corinthians, donde se jugará el primer encuentro.

El sindicato que representa a los obreros del metro de Sao Paulo tomó esta decisión en una asamblea esta noche, a pesar del fracaso de las negociaciones con el gobierno de Sao Paulo para readmitir a 42 huelguistas que fueron despedidos.

Según las autoridades, el metro es el principal medio de transporte para acceder al estadio y las autoridades calculan que será utilizado por unos 50,000 aficionados que tienen entradas para el partido entre Brasil y Croacia.

Los trabajadores del metro iniciaron la huelga el pasado jueves en demanda de mejoras salariales y decidieron suspenderla temporalmente el lunes después de que el gobierno regional amenazara con nuevos despidos si los empleados no retomaban sus labores.

El sindicato tuvo ayer una nueva asamblea para decidir el rumbo que tomará en los próximos días, aunque finalmente optó por desistir de realizar una huelga. AFP/Efe