Más noticias

Fallece en EEUU el emir de Kuwait y el príncipe heredero toma el relevo

El emir de Kuwait deja a su hermanastro el papel de mediador árabe.

Washington, Estados Unidos.

El príncipe heredero Nawaf Al Ahmad Al Sabah fue nombrado el martes jefe de Estado de Kuwait, sucediendo al emir Sabah al Ahmad al Sabah, que murió ese mismo día a los 91 años.

El príncipe heredero, de 83 años, fue nombrado inmediatamente nuevo emir y prestará juramento el miércoles.

'Con gran tristeza y dolor lloramos (...) la muerte de jeque Sabah al Ahmad al Sabah, emir de Kuwait', declaró jeque Ali Jarrah al Sabah, ministro a cargo de los asuntos reales en una grabación difundida por televisión.



El gobierno decretó 40 días de duelo nacional, por la muerte de quien fuera decano de la diplomacia en un Golfo sacudido por más de cinco décadas de crisis y conflictos.

Tras su hospitalización en Kuwait, el pasado 18 de julio, el fallecido emir, que llegó al gobierno en 2006, había delegado 'temporalmente' parte de sus poderes en su medio hermano, el príncipe heredero.

Jeque Sabah falleció en Estados Unidos, donde había viajado a finales de julio para continuar allí su tratamiento médico, según las autoridades, que no dieron ningún detalle sobre la naturaleza de su enfermedad. Desde 2002 se había sometido a varias operaciones.

Mediador

El fallecido jeque Sabah era considerado el artífice de la política exterior del Kuwait moderno, gran aliado de Estados Unidos y Arabia Saudita, a la vez que mantenía buenas relaciones con el archirrival de estos últimos, Irán.

Riad expresó sus condolencias e Irán, por su parte, alabó 'la moderación y el aplomo' del difunto.

Tras la muerte en enero del sultán Qabus de Omán se trata de la desaparición de otro influyente mediador en una región marcada por tensiones con Irán y la disputa que estalló en 2017 entre Catar, por un lado, y Arabia Saudita y sus aliados, por otro.

En este litigio, Sabah adoptó un papel de mediador y exhortó a una desescalada de las tensiones en el Golfo.

Naciones Unidas elogió a un dirigente 'distinguido [...], reconocido mundialmente por su sabiduría, su generosidad y sus éxitos en materia de construcción del Estado y de la diplomacia preventiva'.

Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Líbano y Catar decretaron tres días de duelo en homenaje al emir.

'El mundo árabe y musulmán perdieron a uno de sus más preciados dirigentes', tuiteó el presidente egipcio Abdel Fattah Al Sisi. Bahréin recordó a un 'dirigente sabio'.

Vea: Trump, un 'showman' listo para el combate con Biden

El primer ministro británico, Boris Johnson, destacó por su parte 'la contribución [del emir] a la estabilidad regional y la asistencia humanitaria'.

Según Kristin Diwan, del Arab Gulf States Institute, con sede en Washington, su muerte 'tendrá un profundo impacto, debido a su papel como diplomático y mediador regional pero también como figura unificadora en su país'.

'Los kuwaitíes apreciaron su capacidad de conservar al emirato al margen de los conflictos y rivalidades regionales', añade.