21/04/2024
01:58 PM

EUA ejecuta con inyección letal al preso mexicano Hernández Llanas

  • 09 abril 2014 /

Hernández Llanas, originario de Nuevo Laredo y condenado por asesinato y violación, murió por inyección en Texas.

Texas, Estados Unidos

El estado de Texas ejecutó hoy en Huntsville al preso Ramiro Hernández Llanas, de 44 años y de nacionalidad mexicana, según confirmó a Efe el Departamento de Justicia Criminal.

Ver: Hondureño entre los próximos a ser ejecutados en Texas

El mexicano Ramiro Hernández, de 44 años, fue ejecutado este miércoles con una inyección letal en una prisión del estado de Texas, sur de Estados Unidos, informó una fuente de la Autoridad Penitenciaria.

Hernández, quien había sido condenado a la pena capital en 2000 por asesinato, fue declarado muerto a las 18H28 hora local (23H28 GMT), a pesar del pedido de diversas entidades humanitarias por una suspensión de la ejecución.

Al ser consultado si quería pronunciar algunas palabras antes de la ejecución, Hernández dijo que lamentaba lo que había hecho y pidió a los jóvenes que escuchen a sus padres y se dediquen a estudiar.

'No siento dolor y no siento culpas. Todo lo que tengo es amor. El amor vencerá. Gracias, Dios, ahora voy hacia tí', expresó Hernández antes de recibir la inyección letal, de acuerdo a las autoridades penitenciarias de Texas.

Hernández es el cuarto mexicano ejecutado en Estados Unidos a pesar de una sentencia de la Corte Internacional de Justicia, que hace una década pidió la revisión de 50 casos por violación a los derechos consulares de los condenados.

'El gobierno de México insta de nuevo a Estados Unidos a adoptar acciones efectivas que impidan que el estado de Texas, o cualquier otro, lleve a cabo la ejecución de cualquier nacional mexicano en desacato del fallo Avena y en incumplimiento de sus obligaciones internacionales', apuntó la nota.

Mexicano expresa su 'enérgica protesta' por la ejecución

El Gobierno de México expresó hoy su 'más enérgica protesta' por la ejecución del preso Ramiro Hernández Llanas en Huntsville (Texas), en desacato a lo ordenado hace 10 años por la Corte Internacional de Justicia.

Hernández Llanas, mexicano, de 44 años, había sido condenado a la pena capital en el año 2000 por la muerte, tres años antes, del hombre para el que trabajaba y la violación sexual múltiple de la esposa de este.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores indicó que el preso fue ejecutado después de que la Justicia de Texas desechara el argumento de su 'discapacidad mental comprobada' y de que la Corte Suprema de Estados unidos 'se negara a revisar el caso'.