Washington, Estados Unidos.

Las órdenes ejecutivas del presidente de EUA, Donald Trump, sobre control fronterizo y vigilancia interna, incluyen a miles de niños centroamericanos que huyeron de la violencia y las penurias en El Salvador, Guatemala y Honduras.

El decreto migratorio del magnate busca poner un alto a un programa creado por el Gobierno de Barack Obama que permitía a los niños migrantes solicitar estatus de refugiados en los Estados Unidos.

Más de 11,000 personas aplicaron al programa de Menores Centroamericanos (CAM) en los últimos dos años, que bus- ca “ayudar a los niños vulnerables del Triángulo Norte que califican como refugiados”.

Datos
A través del CAM, los padres en situación legal en Estados Unidos han solicitado la entrada de más de 10,000 hijos y sus tutores en situación de peligro en centroamérica.
Sin embargo , la orden ejecutiva de Trump, actualmente en detenida en los tribunales, dispuso la suspensión de la admisión de refugiados por 120 días, y aunque se prevé que los afectados sean de Oriente Medio, los activistas proinmigrantes alegan que la orden puede tener devastadoras consecuencias para los menores centroamericanos.

“La expansión masiva de las medidas de control dispuesta en las órdenes ejecutivas puede promover la detención y la expulsión de niños, especialmente los que no tienen familia ni tutores en EUA”, dijo a Jeanne Atkinson, directora de la Red de Servicios Católicos Legales de Inmigración (CLINIC).

Detención

En 2016, cerca de 100,000 niños salieron de los países del Triángulo Norte para emprender el peligroso viaje a EUA, y según las cifras de detenciones de los últimos meses, el número superaría los 150,000 en 2017.

“Los niños huyen de condiciones que los estadounidenses no podemos ni imaginar”, dijo el nuevo secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, ante el Atlantic Council en mayo de 2015, cuando era comandante del Comando Sur.

Según las cifras oficiales, cerca de la mitad de estos niños hacen el viaje solos, muchos guiados por “coyotes” y expuestos a la inseguridad.

“El cambio de la política del Gobierno de Trump establece la detención obligatoria de los que solicitan asilo”, dijo David Ray de FAIR acerca de las órdenes ejecutivas que pueden afectar a partir de ahora a miles de niños que soliciten asilo en EUA.

Las intenciones del presidente Trump también afectan a los hijos de los más de 260,000 hondureños y salvadoreños que gozan de protección temporal (TPS), vigente hasta 2018 y cuya renovación estará en manos del secretario de Seguridad Nacional, John Kelly.