28/09/2022
10:02 PM

Más noticias

El Vaticano no investigará a cardenal canadiense acusado de agresión sexual

“El papa Francisco declara que no hay suficientes elementos para abrir una investigación canónica por agresión sexual” contra el purpurado canadiense”, dijo el Vaticano en un comunicado.

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco descartó abrir una investigación sobre el cardenal canadiense Marc Ouellet, acusado de tocar de manera inapropiada a una mujer, en un caso que vuelve a sacudir a los católicos canadienses.

“El papa Francisco declara que no hay suficientes elementos para abrir una investigación canónica por agresión sexual” contra el purpurado canadiense, indicó este jueves en un comunicado el portavoz del Vaticano, Matteo Bruni.

Las denuncias contra Ouellet, de 78 años, actual prefecto de la Congregación para los Obispos, entre los cargos más importantes del gobierno del Vaticano, fueron hechas por una mujer identificada con la letra “F.”, quien afirmó haber sido objeto varias veces de abusos por parte del purpurado.

Ouellet fue acusado de tocar de manera inapropiada a una mujer entre 2008 y 2010 mientras era arzobispo de Quebec, según los documentos judiciales admitidos en mayo por el Tribunal Superior de esa provincia francófona. “F” fue identificada como una agente de la pastoral cuando supuestamente ocurrieron los hechos y la denuncia fue remitida directamente al Vaticano en enero de 2021, donde fue asignada al padre jesuita Jacques Servais.

“La investigación preliminar encomendada por el papa al padre Jacques Servais, llegó a la conclusión de que no hay elementos para iniciar un juicio contra el cardenal Ouellet por agresión sexual”, explica en la nota Bruni.

Para el jesuita “ni en el informe escrito enviado al Santo Padre, ni en el testimonio vía Zoom que posteriormente tomé en presencia de un miembro del Comité Diocesano ‘ad hoc’, esta persona hizo ninguna acusación que diera pie a tal investigación”, asegura el vocero papal.

Las revelaciones se producen además tres semanas después del viaje del pontífice a Canadá, durante la cual se disculpó por los abusos perpetrados por miembros de la Iglesia en internados para indígenas. Durante esa histórica visita de seis días, considerado un viaje “penitencial”, el papa pidió perdón por los abusos cometidos contra las poblaciones autóctonas en los internados católicos y reconoció públicamente los errores y horrores cometidos durante décadas por la Iglesia.

Alud de denuncias

La denuncia contra Ouellet se encuentra entre los testimonios de 101 personas que afirman haber sido “agredidas sexualmente” por más de 80 miembros del clero y empleados laicos de la diócesis de Quebec entre junio de 1940 y la actualidad, según los documentos judiciales. De acuerdo con la denuncia de F., el cardenal Ouellet la habría “besado” y habría “deslizado su mano” por su espalda “hasta sus nalgas”.

Cuando la denunciante se atrevió a hablar de estos hechos, se enteró “de que no era la única mujer que tenía este tipo de ‘problemas’ con él”, dicen los documentos judiciales. No fue hasta 2020 que F., que dijo que también había sido agredida sexualmente por otro clérigo, habló al respecto con el comité asesor de abusos sexuales de la diócesis de Quebec.

La organización le recomendó entonces que escribiera una carta al papa Francisco. El pontífice respondió nombrando al padre Servais para investigar al purpurado. Entre los favoritos para ser papa en el último cónclave en el que salió elegido en 2013 el argentino Jorge Mario Bergoglio, Ouellet fue también presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, por lo que es muy conocido en toda la región.

El escándalo se suma al alud de denuncias sobre los abusos sexuales cometidos por décadas por religiosos contra menores en todo el mundo, un crimen “abominable” dentro de la Iglesia, que el papa Francisco prometió castigar con severidad.