27/01/2023
09:59 PM

Más noticias

Cuba logra eliminar transmisión del sida de madre a hijo

  • 30 junio 2015 / 02:06 AM /

El sistema de salud cubano se convirtió en el primero del mundo que logra un avance significativo en la lucha contra el sida.

Washington, Estados Unidos.

Cuba se convirtió hoy en el primer país del mundo en recibir la certificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por haber eliminado la transmisión del virus del sida (VIH) y de la sífilis de madre a hijo.

El anuncio de ese logro lo hizo el ministro de Salud Pública de Cuba, Roberto Morales Ojeda, en la sede en Washington de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), cuyos estados miembros se comprometieron en 2010 a lograr esa meta como muy tarde en 2020.

Ojeda achacó ese hito al sistema de salud establecido tras el triunfo de la revolución cubana hace más de medio siglo, un modelo que definió como 'gratuito, accesible, regionalizado e integral'.

Cada año, alrededor de 1,4 millones de mujeres con VIH quedan embarazadas en el mundo. Si no reciben tratamiento, tienen entre un 15 % y un 45 % de posibilidades de transmitir el virus a sus hijos durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Entre los pasos que Cuba ha dado para eliminar la transmisión vertical de estas enfermedades destaca el acceso garantizado a la atención prenatal y a las pruebas del VIH y la sífilis para las embarazadas y sus parejas.

Lea más: Médicos cubanos que enfrentaron el ébola en África regresan a Cuba

Además: Cuba, en las trincheras de la lucha contra el ébola

El ministro de Salud cubano ofreció hoy ayuda a otras naciones para exportar ese modelo de éxito: 'Estamos en total disposición de ayudar a otros países', dijo, para indicar que ya ha recibido solicitudes de otras naciones, por ejemplo de países africanos.

La OMS considera que un país ha eliminado la transmisión vertical del VIH cuando se registran menos de dos bebés infectados por cada 100 nacidos de madres portadoras del virus. En Cuba, sólo dos bebes nacieron con VIH en 2013. Se estima que el número de niños que nacieron con VIH en el continente se redujo un 45 % entre 2010 y 2013, con un total de 2.324 casos ese año.