17/05/2022
07:22 PM

Más noticias

Más de 40,000 voluntarios en EEUU y Brasil probarán vacunas

En el gigante sudamericano, la compañía china Sinovac Biotech probará su Coronavac a partir de julio.

Washington, Estados Unidos

Los dos países con más contagios por la COVID-19 en el mundo, EEUU y Brasil, probarán en unos 41,000 voluntarios vacunas elaboradas por laboratorios chinos, estadounidenses y británicos.

El estado brasileño de Sao Paulo anunció ayer la firma de un acuerdo con el laboratorio chino Sinovac Biotech para producir una vacuna, que se probará con 9,000 voluntarios a partir de julio.

El gobernador Joao Doria dijo que el Instituto Butantan, centro de investigación de referencia en Brasil, había firmado “un acuerdo de transferencia de tecnología” con Sinovac Biotech. “Los estudios muestran que esa vacuna podría ser distribuida de aquí a junio de 2021” si las pruebas son exitosas, explicó. “Ese acuerdo nos permitirá producirla a gran escala e inmunizar a millones de brasileños”.

La semana pasada, la Universidad del Estado de Sao Paulo (Unesp) anunció que otra vacuna, elaborada con la Universidad de Oxford, iba a ser probada a mediados de junio con 2,000 voluntarios brasileños.

Dos
millones de contagios y 113,561 muertes se registran desde ayer en EEUU, según los datos de la Universidad de Johns Hopkins.
Hace un mes, Sinovac Biotech, uno de los cuatro laboratorios chinos autorizados a realizar ensayos clínicos, se mostró dispuesto a producir 100 millones de dosis de vacuna al año con el nombre comercial “Coronavac”.

En Sao Paulo, 9,000 voluntarios recibirán dosis de esa vacuna a partir del mes de julio, en el marco de la tercera y última fase de ensayos. Doria aprovechó el anuncio, que calificó de “histórico”, para criticar sin citarlo al presidente Jair Bolsonaro, del que es uno de los mayores opositores. “Hemos tenido que superar los desacuerdos de Brasil con China, otros países y organismos como la OMS”, declaró, en referencia a las críticas de varios ministros hacia el gigante asiático.

Pruebas en EEUU

La vacuna experimental contra la COVID-19 de la biotecnológica estadounidense Moderna, cofinanciada por el gobierno de EEUU, entrará en la tercera y última fase de ensayos clínicos en julio con 30,000 voluntarios, anunció ayer la compañía. Se trata de la fase decisiva de los ensayos, que permitirá ver, en una gran muestra de personas sanas, si la vacuna es más efectiva que un placebo para prevenir la infección por el coronavirus.

802,828
Hodisi apit odit, utatur alitas ea cus mosanihil ime delitate re volupta sitia sunt, te perovitas ea seceario es re re optatusaest, tem inis quidessitiisNequi consequamet labo. Atiis as mintiis impos
Se concluyó el protocolo con la Agencia de Medicamentos de EEUU (FDA) y el ensayo se llevará a cabo en colaboración con los Institutos Nacionales de Salud. La compañía biotecnológica recibió 483 millones de dólares del gobierno del presidente Donald Trump.

Moderna es una de las cinco farmaceúticas en las que la administración Trump ha apostado en el contexto de su operación “Warp Speed”, junto con AstraZeneca (socio industrial de vacuna de Oxford), Johnson & Johnson, Merck y Pfizer.