San Salvador.

La derecha opositora de El Salvador pidió este martes a una comisión del Congreso que aplique la Constitución y estudie 'la incapacidad mental' del presidente Nayib Bukele para gobernar, quien a su vez advirtió de un 'intento' de golpe de Estado parlamentario.

'Solicito se proceda a aplicar el procedimiento que nos faculta el artículo 131 numeral 20 de la Constitución y se proceda a declarar la incapacidad mental del presidente Nayib Bukele', señaló el diputado Ricardo Velásquez en una propuesta dirigida a la Comisión Política del Congreso.

El mandatario reaccionó a ese pedido y denunció que el mismo es un 'intento de golpe de Estado parlamentario', que viene a ocurrir a pocos días de las elecciones municipales y legislativas del 28 de febrero, ante las cuales los partidarios del mandatario figuran como favoritos.

'Es increíble, pero revelador, ver a los autoproclamados 'defensores de la democracia' mantener total silencio', ante la intención de la derecha, sostuvo Bukele, en referencia a organismos locales e internacionales que le han catalogado de autoritario.

Velásquez, de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), señaló en su pedido que el mandatario ha dado 'notorias' muestras de 'su incapacidad mental' mediante un discurso 'de odio, no tolerancia, agresiones'.

Vea: Bukele se burla de medios que aseguran que Biden le negó reunión

En virtud de ello, el diputado pide a la Comisión aplicar el artículo 131 de la Constitución que en su inciso 20 establece 'declarar, con no menos de los dos tercios de votos de los diputados electos (56 votos), la incapacidad física o mental del presidente (...) para el ejercicio de sus cargos'.

En caso de que la Comisión, en un plazo no establecido, decida dar luz verde a la petición de Velásquez, la decisión sobre declarar la incapacidad presidencial recaería sobre un equipo de cinco médicos nombrados por el Congreso.

Velásquez, un abierto crítico de Bukele, dijo que el mandatario 'se siente por encima de la legalidad' y consideró que 'o estamos ante un delincuente o estamos ante un loco, un trastornado que carece de las facultades mentales para ejercer el cargo'.