29/11/2022
12:01 AM

Más noticias

Británico capturado en Ucrania cuenta su calvario

Aiden Aslin dice que lo torturaban y obligaban a cantar el himno ruso

Londres

Un británico capturado en Ucrania y liberado en un intercambio de prisioneros contó el domingo que sus captores le apuñalaron y le obligaron a cantar el himno nacional ruso.

Aiden Aslin, que fue liberado y trasladado en avión a Riad el miércoles pasado junto con otros cuatro británicos dijo a The Sun, en su primera entrevista de regreso al Reino Unido, que fue torturado.

Aslin, de 28 años, originario de Nottinghamshire, en el centro de Inglaterra, vivía en Ucrania y servía para los marines cuando Rusia invadió el país en febrero.

Fue hecho prisionero mientras luchaba por Kiev y condenado a muerte en junio por los separatistas apoyados por Rusia en Donetsk, en el este de Ucrania, acusado de ser un mercenario.

Aslin dijo a The Sun que fue golpeado repetidamente con una porra durante su interrogatorio y que en un momento dado cayó al suelo tras recibir un golpe en la frente.

Un oficial se arrodilló junto a él y le dijo en ruso: “Yo soy tu muerte”, contó.

“Me dijo ‘¿viste lo que hice?’, señalando mi espalda. Me mostró un cuchillo y ahí me di cuenta que me había apuñalado”, dijo.

Su captor le preguntó entonces si quería una muerte rápida o una muerte hermosa, dijo Aslin. Respondió que una “muerte rápida” y el hombre le contestó: “No, vas a tener una muerte hermosa”.

Contó que pasó los siguientes cinco meses en una celda minúscula, infestada de cucarachas y piojos, sin luz del día, excepto cuando le sacaban para hacer videos de propaganda o comunicar con la cancillería británica.

Dijo que escuchaba el himno nacional ruso en bucle y le ordenaban que se pusiera de pie y cantara, y que gritara “gloria a Rusia”.

El joven agradeció “de todo corazón” al oligarca ruso Roman Abramovitch -- objeto de sanciones de Reino Unido y la Unión Europea -- por el papel que desempeñó en su liberación.

Aslin fue liberado junto a otros cuatro británicos en el marco de un canje de 10 prisioneros de guerra, a través de la mediación de Arabia Saudita.