17/05/2024
09:29 PM

Massa y Milei a reñido balotaje en Argentina

Los candidatos llegan con un empate técnico a la segunda vuelta electoral en que el voto de los indecisos será clave. Milei pide no tener miedo al cambio.

Buenos Aires

Argentina, tercera economía de América Latina, elegirá este domingo nuevo presidente entre el ministro de Economía, el peronista de centro Sergio Massa, y el líder ultraliberal Javier Milei, en uno de los comicios más reñidos y polarizados de sus 40 años de democracia.

Con una inflación anualizada de 143%, Massa se esfuerza por mostrarse como un líder sereno y experimentado, capaz de superar la grave crisis económica de Argentina con un gobierno de unidad nacional en el cual integraría a dirigentes de otras fuerzas políticas, con un “Estado fuerte y protector”.

Milei, ajeno a la política hasta que fue electo diputado en 2021, se presenta como libertario y anarcocapitalista. Ha prometido eliminar el Banco Central y dolarizar la economía para terminar con la emisión monetaria y la inflación.

Milei, el profeta de la dolarización que rompió el molde de la política argentina

En la primera vuelta del 22 de octubre, Massa sacó 37% de los votos y Milei 30%. Para el balotaje, el ultraderechista obtuvo el respaldo del expresidente Mauricio Macri y de Patricia Bullrich, de la coalición de centroderecha Juntos por el Cambio (24%).

Para esta segunda vuelta, los sondeos prevén un empate técnico, y los dos candidatos intentan atraer a los indecisos, cruciales para el triunfo.

“La economía está a punto de explotar. Me preocupa mucho la educación y la salud pública. No tengo claro a quién votar. Pienso a futuro y ninguno me deja conforme. Uno ya trajo problemas y el otro trajo ideas muy explosivas”, dijo Máximo Alberti, un estudiante de 17 años que por primera vez va a una elección.

“Rebelión”

Milei, un economista de 53 años, cerró su campaña el jueves con un acto enfervorecido en Córdoba ante miles de seguidores. Al grito de “¡Libertad, libertad!” aclamaron a su ídolo de melena despeinada y campera de cuero con “look” de estrella de rock que volvió a cantar desde el podio antes de pronunciar su arenga.

“No se dejen robar. No importa que hace cien años nos vengan robando. Hay que rebelarse. Es ahora”, aseguró el candidato libertario, que calificó el balotaje del domingo como “la elección más importante de los últimos cien años”.

En este sentido, Milei apeló a que la población no vote con “miedo”, un sentimiento que puede llegar a “paralizar a la gente”, según el libertario.

El economista tiró una vez más de referencias al supuesto pasado triunfal de Argentina. “Nuestro país arrancó el siglo XX siendo el más rico del mundo. Ahora estamos en el puesto 130 al tipo de cambio paralelo. Argentina era un paraíso. Ahora tenemos 40 % de pobres y 10% de indigentes”, dijo Milei.

Massa optó en cambio por reunirse con un grupo de jóvenes en el colegio Carlos Pellegrini, en Buenos Aires, en un evento sin estridencias, más conforme al estilo sereno cultivado por este abogado de 51 años, un político avezado que en las últimas décadas ha transitado por varios Gobiernos, tiendas partidarias y pugnas electorales.

Massa es el referente del oficialismo, pero busca despegarse de la deslucida gestión de Alberto Fernández y de la figura de la exmandataria Cristina Fernández (2007-2015), actual vicepresidenta.

Abogado de profesión, Massa ha hecho acuerdos con empresarios, sindicatos y con el Fondo Monetario Internacional; pero no pudo dominar la inflación, la principal preocupación de los argentinos.

Política exterior

La relación de Argentina con sus principales socios comerciales, Brasil y China, y con el Vaticano, sede del primer papa argentino, también está en juego, ya que mientras el candidato oficialista promueve la continuidad, el opositor busca centrarse en Estados Unidos e Israel.

Milei dijo en campaña que, si gana, Brasil y China seguirán siendo socios comerciales del sector privado, pero que el Estado no negociará con ellos porque son “comunistas”.

“¿Qué problema hay si no hablo con (el presidente de Brasil) Lula?”, preguntó Milei.

Por el contrario, Massa exhibe el apoyo que le dio Luiz Inácio “Lula” Da Silva cuando el brasileño pidió que los argentinos recuerden la necesidad de un presidente que “valore las relaciones” bilaterales.

Un tercio del comercio exterior de Argentina en 2022 fue con Brasil y China. “Todo ese comercio”, se defendió Milei, “va a seguir”, si bien resaltó que esas relaciones “las establecen los privados”.

Massa y Milei a reñido balotaje en Argentina

Polarización

La campaña osciló entre los sentimientos de enojo hacia la política tradicional que representa Massa y de miedo por los planteamientos disruptivos de Milei, que se ha mostrado a favor de la venta libre de armas y llegó incluso a declarar que la oferta de órganos humanos puede constituir “un mercado más”.

“Estamos ante una de las campañas más agresivas que he presenciado, y la sociedad se ha polarizado todavía más”, dijo a la AFP Paola Zubán, directora de la consultora Zubán, Córdoba y Asociados, quien prevé un resultado muy reñido.

La crisis en corto

Los argentinos llegan a las urnas haciendo frente a una grave crisis económica. Pese a tener una tasa de desempleo del 6.2% -la menor desde 2015- cobran salarios erosionados por la inflación, lo que explica que, incluso con trabajo, muchos integren el 40% de la población pobre. Conforme al FMI, el poder de compra de los argentinos en 2022 fue 22,158.41 dólares, un avance por segundo año consecutivo, pero un 10% menos que hace una década.

“Será una elección voto a voto”, señaló Zubán.

Históricamente, la sociedad argentina se ha enorgullecido de su extensa clase media. Pero hace ya más de una década que la economía no crece, y en cambio la pobreza ha aumentado hasta tocar a más de 40% de la población.

Argentina está endeudada con el Fondo Monetario Internacional a través de un programa crediticio por 44,000 millones. En ese declive, el discurso de Milei contra lo que llama “la casta política chorra (ladrona)” logró un eco mayor al imaginado.

“Me preocupan las políticas que está aplicando el actual Gobierno. No están viendo al país ni a la gente. Yo voté a Milei y lo voy a volver a votar”, aseguró Alejandro Santacruz, un carnicero de 49 años.

Para esta elección, que es de asistencia obligatoria, hay en el padrón 35.8 millones personas.

El nuevo presidente debe asumir el 10 de diciembre por un período de cuatro años.