Biden aboga por la diplomacia y dice que EEUU "no busca conflicto" con China o Rusia

Cuando el presidente Joe Biden pronunció su primer discurso ante una sesión conjunta del Congreso, el Capitolio lucía inquietantemente vacío.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se dirige a una sesión conjunta del Congreso. Foto AFP
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se dirige a una sesión conjunta del Congreso. Foto AFP

Washington, Estados Unidos.

El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo ayer miércoles que no buscará conflicto con China o Rusia, al abogar por la diplomacia en su primer discurso ante el Congreso.

El mandatario sin embargo prometió plantar cara ante las dos potencias. Todas las naciones deben seguir "las mismas reglas", dijo Biden a una sesión conjunta del Congreso marcada por las restricciones del coronavirus.

Biden señaló que le dijo al presidente chino Xi Jinping en su primera conversación telefónica que Estados Unidos "da la bienvenida a la competencia" y que "no está buscando el conflicto".

"Pero fui absolutamente claro que defenderemos los intereses de Estados Unidos en todos los ámbitos", afirmó.

"Estados Unidos hará frente a las prácticas comerciales injustas que socavan a los trabajadores e industrias estadounidenses, como los subsidios a las empresas estatales y el robo de tecnología y propiedad intelectual estadounidenses", añadió.

Lea: Queman un "Monstruos" en enfrentamiento armado del Cartel del Noreste

Biden también dijo que le transmitió a Xi que Estados Unidos "mantendrá una fuerte presencia militar en el Indo-Pacífico, al igual que hacemos con la OTAN en Europa, no para empezar un conflicto sino para prevenirlo".

Las tensiones entre Washington y Pekín han escalado fuertemente en los últimos años, a medida que Estados Unidos ha denunciado las iniciativas militares chinas y violaciones de derechos humanos, especialmente en Hong Kong y en la provincia de Xinjiang, donde vive una importante minoría musulmana, los uigures.

Foco en la cooperación

Aunque comparte la determinación de su antecesor Donald Trump en hacer frente a China, Biden rompió en su discurso con el nacionalismo agresivo del exmandatario republicano al defender repetidas veces la cooperación global.

"No hay un muro suficientemente alto para bloquear el virus", dijo por otro lado Biden, aludiendo al proyecto de Trump de erigir una barrera fronteriza con México.

El presidente estadounidense afirmó asimismo que no buscaba empeorar las relaciones con Rusia.

En sus primeros tres meses de gobierno, Biden impuso sanciones a Rusia por el presunto envenenamiento del disidente Alexei Navalni y por la supuesta interferencia del Kremlin en elecciones estadounidenses y el pirateo informático.

BIDEN 2.9(1024x768)
El presidente de los Estados Unidos mientras la vicepresidente Kamala Harris y la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, aplauden en el Capitolio de los Estados Unidos en Washington. Foto AFP


Pero el mandatario demócrata también propuso una cumbre en un tercer país con el líder ruso Vladimir Putin, y apuntó en su discurso a entablar una cooperación con el antiguo enemigo de la Guerra Fría sobre cambio climático y la reducción de armamento nuclear.

"Le he dejado muy claro a Putin que no buscamos una escalada pero que sus acciones tienen consecuencias", indicó Biden.

Además: Biden instó al Congreso a aprobar una ley para proteger a los dreamers

El presidente estadounidense también prometió apuntalar la diplomacia para atender la "serie amenaza" de los programas nucleares de Irán y Corea del Norte.

"Trabajaremos de cerca con nuestros aliados para tratar las amenazas que presentan ambos países a través de la diplomacia y una firme disuasión".

Estados Unidos mantiene un diálogo indirecto con Irán en Viena con la intención de volver al tratado de desnuclearización desechado por Trump.De manera separada, el gobierno de Biden está recalibrando la política hacia Corea del Norte, tras la diplomacia inusualmente personal desplegada por Trump, y que incluyó tres reuniones con el líder Kim Jong Un.

La Prensa