Seis años de prisión para mujer que sometía a inmigrantes a trabajos forzados

Concepción Malinek, de 50 años, fue detenida en marzo del año pasado por agentes federales, que encontraron en condiciones deplorables a 19 adultos y 14 niños inmigrantes en una casa de su propiedad.

Una persona dijo que Malinek le cobró 18,000 dólares por permitirle utilizar su nombre y dirección en documentos de inmigración. Foto EFE
Una persona dijo que Malinek le cobró 18,000 dólares por permitirle utilizar su nombre y dirección en documentos de inmigración. Foto EFE

Chicago, Estados Unidos

Una mujer de la ciudad de Cícero, vecina a Chicago, fue sentenciada a seis años y medio de prisión por someter a trabajos forzados a inmigrantes guatemaltecos a quienes cobraba precios exorbitantes por ayudarlos a ingresar ilegalmente a Estados Unidos, informó ayer lunes la fiscalía federal.

Concepción Malinek, de 50 años, fue detenida en marzo del año pasado por agentes federales, que encontraron en condiciones deplorables a 19 adultos y 14 niños inmigrantes en una casa de su propiedad.

Los inmigrantes vivían hacinados en el sótano de la casa y los mayores de edad eran obligados a entregar a la mujer gran parte de los pagos que recibían por trabajar en una fábrica de la ciudad de Romeoville, Illinois.



Al admitir su culpabilidad el año pasado, Malinek dijo en la corte que entre 2009 y 2019 ayudó a por lo menos 10 guatemaltecos a ingresar a Estados Unidos sin papeles, y en algunos casos también les consiguió identificaciones fraudulentas.

Según un comunicado de la fiscalía, una de las víctimas dijo que cobraba 1,956 dólares mensuales, de los cuales le daba 974 a Malinek para que descontara parte de su deuda por traerla a Chicago, así como gastos de alimentación, teléfono y transporte hacia y desde el trabajo.

Otra persona reveló que Malinek le cobró 18,000 dólares por permitirle utilizar su nombre y dirección en documentos de inmigración.



La fiscalía informó que Malinek controlaba todos los movimientos de sus víctimas, sabía dónde se encontraban en todo momento y cuánto era el valor de cada cheque que recibían como pago por su trabajo.

Además de la sentencia de 78 meses de prisión, el juez federal Edmond E. Chang la condenó a restituir 112.545 dólares a las víctimas.

La Prensa